Consejos para controlar la respiración al hacer ejercicio aeróbico

Sigue a

respirar.jpg

El ejercicio aeróbico es la estrella cuando se habla de hacer deporte, y es que la gran mayoría de nosotros es lo que practicamos cuando lo que buscamos es quemar calorías y recuperar tanto el peso como la mejora de la salud general del organismo. A pesar de todo existen muchas técnicas para mejorar la resistencia, y una de ellas es la respiración, que debe ser controlada en todo momento para así poder obtener mejores resultados.

El ejercicio aeróbico, como su nombre indica, se caracteriza por poner a funcionar nuestro aparato respiratorio, ya que la respiración y concretamente el oxígeno es la principal fuente a la hora de conseguir la energía necesaria para poder hacer frente a esta actividad. Por este motivo respirar bien es esencial a la hora de llevar a cabo una actividad deportiva correcta y fructífera. No respirar bien tendrá consecuencias en los resultados, y por ello es necesario que la controlemos en todo momento.

Conocer nuestra respiración

Es fundamental antes de nada conocer nuestra respiración y ser conscientes de ella. Nunca debemos dejar que sea un acto mecánico cuando estamos practicando ejercicio aeróbico. Es cierto que el resto del tiempo no reparamos en la respiración, pero cuando estamos practicando este tipo de actividad es fundamental que sepamos controlarla, pues de este modo controlaremos también la consecución de la energía y no desaprovecharemos el oxígeno que el cuerpo necesita en estas actividades.

Sabiendo como respiramos seremos capaces de controlar la respiración a la hora de hacer ejercicio. Ser conscientes de la respiración y saber guiarla es el primer paso que debemos aprender a dar a la hora de practicar ejercicio aeróbico. Una vez conseguido esto lo que haremos será establecer una serie de parámetros que nos permitan aprovechar al máximo el oxígeno que entra en nuestro organismo para conseguir así la mayor cantidad de energía.

Metodología a seguir

Una de las mejores maneras de aprovechar al máximo el oxígeno que entra en nuestro organismo es mediante el control que lo haremos de la siguiente manera. A la hora de inspirar el aire lo que haremos será hacerlo de manera rápida e intentando llenar los pulmones al máximo. Una vez lo hayamos hecho expulsaremos el dióxido de carbono en dos veces, de manera lenta y controlada. Esto nos ayudará a optimizar al máximo todo el aire que entra en nuestro organismo.

Consejos para mejorar la respiración

Es cierto que muchas veces las vías respiratorias no están en su mejor momento, lo que impedirá que la respiración se realice de la manera adecuada cuando salgamos a practicar ejercicio aeróbico. Por ello es necesario que si esto nos sucede tomemos cartas en el asunto y echemos mano de remedios como baños de vapor de eucalipto para despejar las fosas nasales y permitir que entre el aire, pues las inspiraciones deben hacerse siempre por la nariz.

Otra solución a la que recurren muchos deportistas es al uso de tiritas que podemos encontrar en farmacias y que tienen una función concreta que es la de despejar las fosas nasales y evitar la acumulación de mucosidad en las mismas. Es importante por tanto que a la hora de salir a practicar ejercicio aeróbico tengamos en cuenta estos puntos para lograr una mayor optimización del aire que respiramos y lograr unos mejores resultados.

Imagen | Rennett Stowe

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

30 comentarios