Hacer ejercicio y dejarlo puede suponer un grave problema para nuestra salud

Sigue a

obesidad.jpg

Pues sí, y es que el “yo-yo exercising”, que viene a ser la práctica de ejercicio y acabar dejándolo volviendo a ser sedentario, que junto con una mala dieta puede ser nefasto, sobre todo para nuestros depósitos grasos que afectan al sobrepeso y obesidad.

Para poder adentrarnos en el artículo tenemos que saber que las células corporales encargadas de almacenar nuestra gasa son denominadas adipocitos. Es importante saber que la grasa corporal aumenta cuando se expanden o agrandan las células de grasa existentes (hipertrofia de los adipocitos), o bien mediante el aumento de estás céulas (hiperplasia celular).

Hasta hace muy poco los científicos pensaban que el numero de adipocitos era fijo en el hombre adulto y que el número de adipocitos que tendría una persona en la etapa adulta estaría influenciado por el ejercicio y la dieta que se llevo a cabo en la infancia.

Pero ahora sabemos que esto no es tan simple. Investigadores han comprobado que comer en exceso combinado con un bajo nivel de actividad física puede desencadenar la producción de células de grasa (adipocitos). Este efecto provoca en la gente una mayor tendencia a padecer obesidad, ya que hay más células donde poder almacenar la grasa.

Se conoce desde hace tiempo que las dietas yo-yo – varios intentos de dietas para perder peso fallidas seguidas etapas con un consumo excesivo de comida – aumentaba incluso más el riesgo de obesidad.

Del mismo modo, el “ejercicio yo-yo” – períodos de actividad física seguidos de semanas de sedentario e inactividad física – tiene el mismo efecto.

La estrategia más efectiva para conseguir nuestros objetivos se basan en mantener unas conductas a larga plazo, bajando nuestro peso de forma gradual, nunca con cambios bruscos.

Olvidarnos de dietas restrictivas y simplemente introducir ligeras modificaciones en nuestro hábitos nutricionales que podamos mantener para el resto de nuestra vida, así como ejercicio físico de forma regular. Lo de perder 8 kilos en un mes y volver a recuperarlo al mes siguiente es realmente dañino.

Imagen | Tobyotter

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios