Chicas, perded el miedo a las pesas

Síguenos

Pesa-tacon

Daos una vuelta por vuestro gimnasio: ¿dónde están las chicas? Exacto: en la zona de cardio o en las clases colectivas. Alguna va perdiendo la vergüenza y aparece de vez en cuando por la zona de máquinas, pero… ¿y la zona de peso libre? ¿Es territorio exclusivo de los chicos?

La razón de que esto ocurra suele ser que la mayoría de las chicas quiere perder peso y “no ponerse musculosa”. Gran error, señoritas… Una de las formas más efectivas de modelar nuestro cuerpo y perder el peso que nos sobra es construyendo músculo, y esto no se consigue con el cardio, sino trabajando con barras y mancuernas (aunque sean pequeñas) y con nuestro propio peso corporal. Así que no tengáis miedo de acercaros a la zona de peso libre, donde encontraréis nuevas posibilidades de entrenamiento.

¿Por qué la zona de peso libre y no las máquinas? Muy sencillo: cuando entrenamos en una máquina, ésta guía nuestro movimiento, y nosotros “sólo” tenemos que imprimir la fuerza al ejercicio de tirón o de empuje para mover el peso. En peso libre, cuando utilizamos barras y mancuernas, no disponemos de ningún mecanismo que nos guíe en la ejecución del ejercicio, de modo que tenemos que recurrir a nuestros propios músculos estabilizadores (abdominales, lumbares y erectores de la columna) para realizar el mismo movimiento que realizaríamos en la máquina. Esto supone un entrenamiento más completo, porque participan más músculos, y un gasto energético mayor.

Por supuesto, si es la primera vez que entrenas en un gimnasio, lo mejor es que comiences entrenando con máquinas hasta que domines la técnica y la ejecución. Más adelante la zona de peso libre debería estar presente en cada entrenamiento: ejercicios básicos que nos reportan numerosos beneficios como la sentadilla, buenos días o peso muerto (mis tres magníficos) se realizan allí.

Además, tened claro que un factor determinante a la hora de subir y bajar de peso y volumen es la dieta: si cuidáis vuestra alimentación con una dieta saludable y sin excesos, no debéis tener miedo a coger una barra o unas mancuernas. No perderéis vuestra femineidad ni os crecerán músculos como los de Arnold, sino que descubriréis nuevas formas de entrenar que serán muy beneficiosas para vosotras desde el punto de vista de la salud y el estético. Os hablo siempre desde mi experiencia personal: para mí, el entrenamiento en peso libre es un must que no debe faltar.

¿Quién se anima a una expedición en este “territorio desconocido”?

En Vitónica | Mujeres: fuera el miedo a hacer ejercicios de musculación
En Vitónica | Desmintiendo un mito: “el ejercicio con pesas no es para mujeres”

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios