Todo sobre la rodilla (VII): Volver a hacer deporte después de una lesión

Sigue a Vitónica

rodilla lesionada

Las lesiones de rodilla son muy comunes, ya que es una articulación compleja, delicada, muy móvil y que continuamente está sometida a esfuerzos. Es de la que más se lesiona en el mundo del deporte, y los métodos de diagnóstico y tratamiento han evolucionado enormemente con el paso de los años. Aun así, todavía son lesiones con una recuperación muy dura, y es normal que aparezca la duda de si se podrá volver a hacer deporte después de una lesión de rodilla.

Practicar ejercicio después de haber sufrido una lesión de rodilla en algunos casos se puede convertir en algo complicado, por la lesión en sí, por el largo tiempo de recuperación, por el miedo, inseguridad, por haber sufrido una operación y tener miedo de una recaída… Son muchas las dudas que asaltan a quienes han pasado por este mal trago.

Después de haber hablado de las lesiones de menisco, y teniendo en espera una serie de artículos sobre otras lesiones de rodilla, que iremos publicando próximamente, quiero despejar algunas dudas frecuentes que se suelen producir después de haber sufrido una lesión de rodilla. Espero que os sirva.

Problemas habituales después de una lesión de rodilla

Tras haber sufrido la lesión, es frecuente que ocurran una serie de contratiempos. Algunos de ellos están relacionados con la propia lesión, y otros ya dependen de factores externos. Pueden surgir otros inconvenientes, dependiendo de cada caso particular, pero estos son los que aparecen siempre y resultan más limitantes.

  • Dolor. Es el más típico, el que siempre aparece. Por eso lo pongo en primer lugar. El dolor aparece en el momento de la lesión, antes de la operación, después de la misma, durante el tratamiento conservador, durante las sesiones de fisioterapia… Es a la vez un enemigo, porque evita la progresión, y un aliado, porque nos indica nuestro límite. Hay que gestionar el dolor, usando técnicas para aliviarlo de forma pasajera y otras para irlo haciendo desaparecer de forma permanente.
  • Inflamación. Al igual que el dolor, aparece con la lesión, antes y después de la operación, cuando se intenta hacer ejercicio para recuperarse, en otras actividades cotidianas… Como en el caso del dolor, nos sirve de indicativo de nuestro límite. No se puede forzar una articulación inflamada, sino que habrá que darle reposo, tratamiento contra la inflamación y trabajar poco a poco, sin sobrecargar, para que la recuperación, aunque sea lenta, vaya en la buena dirección.
  • Miedo. Inseguridad. Después de la lesión, que habitualmente requiere tiempo de reposo, tratamiento quirúrgico y una recuperación lenta y dificultosa, lo habitual es que la persona tenga sensación de inestabilidad, así como miedo a recaídas o a sufrir nuevas lesiones si vuelve a practicar ejercicio , sobre todo si la lesión se produjo realizando ese mismo tipo de actividad. Es muy frecuente, y bastante limitante. El componente psicológico también hay que trabajarlo después de una lesión, puesto que puede ser la diferencia entre volver a competir al mismo nivel o abandonar la actividad deportiva.
  • Limitaciones. Es habitual que pase un tiempo hasta que la persona vuelva a tener un estado similar al que poseía antes de la lesión. Pero no es únicamente tiempo, sino esfuerzo y trabajo específico para recuperar las capacidades. Inicialmente habrá que convivir con limitaciones (dolor, problemas de movilidad, falta de fuerza…). No desanimarse, trabajar en la recuperación, buscar buenos profesionales y seguir sus indicaciones. Todo esto es vital para superar la lesión y volver a rendir en el deporte.

Hacer deporte después de una lesión de rodilla

Cada lesión es única, cada persona tiene unas características diferentes, cada recuperación puede ser diferente, la actividad deportiva practicada también lo es… Es fundamental la opinión médica y el tratamiento fisioterápico adecuado para cada persona, cada lesión y el objetivo a conseguir.

No es lo mismo la recuperación de un oficinista con vida sedentaria que se lesiona el menisco en una excursión al campo que la recuperación de una persona que trabaja de repartidor conduciendo una furgoneta y que está federado en un equipo de fútbol sala y se ha lesionado el menisco jugando. La lesión puede ser parecida, pero habrá diferencias en cuanto a gravedad, estructuras afectadas, características anatómicas de cada persona, y las necesidades y exigencias que van a tener después de su recuperación, tanto en la vida diaria como en el ocio y el trabajo.

Pero vamos al grano ¿se puede hacer deporte después de una lesión de rodilla?. Así clasifico las respuestas a esta pregunta:


  • No. Es lo más fácil de contestar. También lo más duro. Si te lesionas practicando deporte, lo más sencillo para no volver a lesionarte es no repetir la actividad que te hizo daño. Esto suena lógico pero ¿es lo mejor?. Tomar esta decisión tiene que ser el último recurso. De primeras hay que intentar hacer la mejor recuperación posible, y luego, entrenamiento específico para la vuelta a la actividad. Si aun así hay riesgo porque no se haya conseguido la recuperación plena o porque la lesión sea grave y con riesgo de recaer, habrá que buscar otro plan, como puede ser cambiar el tipo de actividad deportiva.
  • Si, con matices. En el caso de que se haga una buena recuperación, pero la lesión sea importante o haya mucho riesgo de lesionarse con la actividad deportiva habitual, tal vez haya que valorar el cambiar de actividad. Por ejemplo, si has sufrido en varias ocasiones luxaciones de rótula practicando un arte marcial, tal vez debas reducir la intensidad, cambiar de entrenamiento o buscar otra actividad que no te lesione, pero no hacer nada no es la mejor opción (el sedentarismo tiene sus riesgos, que son muchos).
  • Si, sin duda.Lo pongo al final, para que se nos grabe en la memoria. Una lesión deportiva no tiene que significar el fin de la actividad. Las lesiones en le deporte están a la orden del día. Si bien son duras de recuperar, también es cierto que las técnicas de tratamiento han avanzado. Además, los deportistas tienen gran motivación por recuperarse, así como un buen estado de salud que ayuda a que puedan retomar su actividad deportiva habitual sin muchos problemas. Eso sí, es necesario mucho entrenamiento, disciplina, y hacer una excelente recuperación tras la lesión. En mi blog sobre fisioterapia, tufisio.net, podéis leer una experiencia en primera persona sobre alguien que volvió al deporte después de una lesión de rodilla.

Seguiremos viendo más estructuras (ligamentos…) y lesiones de rodilla en próximos posts. Mientras tanto, os pregunto ¿Qué pensáis sobre la vuelta a la actividad después de una lesión de rodilla? ¿Lo habéis sufrido?

Imagen | D.L.
En Vitonica | Lesiones

Deja un comentario

Ordenar por:

13 comentarios