Sigue a

A la hora de trabajar los abdominales muchas son las personas que se hacen los remolones y los van dejando para otro día por miedo al esfuerzo y a la incomodidad que supone muchas veces el uso de determinadas máquinas del gimnasio encaminadas al trabajo de esta parte del cuerpo. Nosotros en esta ocasión vamos a detenernos en un ejercicio que realizaremos con la pelota suiza o fitball. Una manera diferente y una alternativa a la hora de trabajar la pared abdominal.

Para la realización de este ejercicio simplemente necesitaremos una bola suiza y nuestro cuerpo, eso sí, es necesario que tengamos alguna noción previa a la hora de trabajar el abdomen, así como algo de fuerza en esta parte del cuerpo, ya que no es un ejercicio sencillo, pues es necesario que mantengamos el equilibrio a lo largo del mismo, y esto lo haremos con nuestro abdomen al completo. Con este ejercicio tendremos presente el trabajo intenso que tendrá la pared abdominal a lo largo de todo el ejercicio.

Colocación de la fitball

Para realizar este ejercicio simplemente lo que vamos a hacer es colocar la fitball sobre el suelo en un lugar donde se pueda deslizar con total facilidad, ya que el ejercicio versará sobre el deslizamiento de la misma a lo largo de nuestras piernas. Una vez colocada la pelota en el suelo, lo que haremos será apoyar los pies por la cara externa o delantera obra la pelota de modo que nuestro cuerpo quede paralelo y mirando al suelo, y apoyados con las palmas de las manos y los brazos ligeramente separados y estirados.

Concentración en la pared abdominal

Al colocarnos en esta postura comprobaremos que la pared abdominal acumula tensión y está contraída durante todo el ejercicio, ya que será el punto de tensión y de fuerza durante todo el tiempo que dure esta actividad. Las manos y los brazos las mantendremos fijas al suelo, así como la parte superior del tronco, que deberá solamente acumular tensión, como hemos comentado. La parte del cuerpo que actuará serán las piernas.

Colocación de las piernas

Ambas piernas permanecerán apoyadas sobre la fitball, de modo que estén estiradas por completo. Los pies estarán arqueados de modo que con ellos y con la espinilla estemos en contacto directo con la pelota. De este modo, y manteniendo totalmente inmóvil el tronco encogeremos las piernas intentando llevar las rodillas al pecho sin separar las piernas de la pelota y haciendo que ésta gire y se desplace a la vez que lo hacen las piernas en el recorrido cuando queremos tocar con ellas el pecho. Este recorrido lo haremos unas diez o doce veces durante cuatro series para comenzar, y poco a poco aumentaremos la cantidad.

Mantener las piernas apoyadas en la fitball es la mejor manera de concentrar toda la tensión en la pared abdominal a la vez que nos permite realizar el movimiento sin el cual sería posible la realización de este ejercicio. Por ello es muy importante respetar el movimiento y mantener muy bien la postura a lo largo de todo el desarrollo. Es cierto que la fitball nos permite otros ejercicios, pero con este trabajaremos toda la pared abdominal casi al completo.

Video | Youtube/ CinthiaSecrets

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios