Sigue a Vitónica

En las rutinas que empleamos en el gimnasio en muy pocas ocasiones solemos variar los ejercicios. Casi siempre echamos mano de los mismos y no pensamos que es importante la variación. En el caso de la espalda esto también sucede así. Pero existe un ejercicio que mucha gente no utiliza, se trata del pullover.

Este ejercicio trabaja el dorsal de diferente manera que las máquinas habituales del gimnasio, ya que lo que debemos hacer es atraer el peso hacia nosotros venciendo la resistencia que nos marca el recorrido a seguir. El dorsal desarrolla una fuerte actividad cuando entrenamos con pullover. Este ejercicio supone un cambio de ángulo en la realización habitual de los ejercicios de espalda, que normalmente siguen un recorrido más directo.

Con el pullover el recorrido que vamos a realizar es más estático que con las máquinas habituales, ya que no doblamos en ningún momento los codos, sino que toda la tensión la soporta el dorsal. La forma de realizar el ejercicio es echándonos en un banco horizontal con la espalda apoyada y mirando hacia arriba, cogemos una mancuerna con ambas manos de modo que las palmas queden mirando hacia arriba. En esta posición, y con los brazos estirados hacia atrás llevaremos la mancuerna hasta el abdomen sin doblar los brazos, notando que el empuje lo sufre el dorsal.

Un punto a tener en cuanta es que los codos deben estar ligeramente flexionados para evitar lesionarnos. El peso debe ser controlado en todo momento para evitar torsiones y el apoyo de otros músculos como el tríceps que se ven involucrados en este ejercicio. Cuanto más atrás bajemos los brazos mayor será la intensidad del ejercicio y de la incidencia que éste va a tener sobre el dorsal. Pero debemos tener cuidado con los hombros y no realizar movimientos demasiado bruscos, ya que podemos lesionarnos pues el recorrido que hacen estos es completo e intervienen varios músculos del hombro.

Con la práctica de este ejercicio conseguiremos que nuestros dorsales crezcan y se expandan hacia afuera, ya que es un ejercicio perfecto para ensanchar esta parte de la espalda. Podemos realizarlo con todo el cuerpo apoyado sobre el banco o solamente apoyando la parte cervical y manteniendo el equilibrio con el resto del cuerpo, de esta manera aumentaremos la intensidad del ejercicio, aunque sí que es necesario un control del movimiento para evitar lesionarnos.

Video | Youtube/ Portalfitness

En Vitonica | Prevención de lesiones en ejercicios de musculación (III): pull-over
En Viotnica | Algunos errores habituales que cometemos a la hora de entrenar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios