Compartir
Publicidad

Consejos para hacer más llevaderas las agujetas leves y las más fuertes

Consejos para hacer más llevaderas las agujetas leves y las más fuertes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las agujetas son algo que para muchos representa toda una tortura a la hora de acudir al gimnasio, ya que el dolor puede ser tan fuerte que acaban frenando la correcta evolución de los ejercicios. Por ello es muy importante que sepamos cómo ponerles remedio cuando aparecen. En Vitónica queremos dar algunos consejos al respecto.

Es cierto que a la hora de padecer agujetas es muy habitual que existan diferentes niveles de las mismas. Por ello en esta ocasión vamos a diferenciar entre los remedios para las agujetas profundas, donde el dolor es elevado y se reduce mucho la movilidad y entre las agujetas más leves que nos permiten uno mejor movilidad y menos dolores.

Agujetas fuertes

Cuando las agujetas son fuertes significa que las fibras han sufrido más daño mientras hemos estado haciendo deporte. Por ello es necesario que no las forcemos demasiado, pues podemos hacernos daño. Es recomendable que recibamos masajes, pero deben ser suaves, simplemente serán pura estimulación de la circulación para acelerar la recuperación. Por ello con un ligero masaje servirá para conseguir los resultados buscados.

Aplicar baños de contraste es una buena alternativa. Podemos aplicar baños calientes que nos ayudarán a activar la circulación en la zona afectada y acelerar así la recuperación. Por otro lado podemos decantarnos por los baños fríos que en vez de acelerar el riego lo que harán será tener un efecto analgésico y antiinflamatorio, mejorando el estado de las agujetas y el dolor de las mismas, haciendo que ganemos movilidad de forma sencilla.

Agujetas débiles

En el caso de que las agujetas sean más rutinarias y menos dolorosas lo aconsejable es la práctica deportiva de modo suave, pero constante. Es decir, lo ideal es mantener los músculos trabajando de manera habitual. En estos casos no será necesario guardar reposo como cuando las agujetas son más fuertes, ya que la actividad nos ayudará a activar la circulación al máximo y así acelerar la recuperación.

Cuando las agujetas son suaves es bueno que utilicemos bálsamos encaminados a mejorar el riego sanguíneo en la parte afectada. A esto hay que sumar el masaje que nos vamos a dar en esta parte del cuerpo que nos ayudará a recuperar el estado de las fibras en esta zona del cuerpo. En el caso de agujetas más fuertes podemos recurrir a medicamentos como antiinflamatorios que servirán para mitigar el dolor y bajar el hinchazón.

Imagen | A&A Photography Services

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos