Compartir
Publicidad

Una razón más por la cual dormir mal favorece la obesidad: cambios en la flora intestinal

Una razón más por la cual dormir mal favorece la obesidad: cambios en la flora intestinal
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tener un sueño inadecuado cada noche puede alterar de diferentes formas nuestro medio interno e incrementar el riesgo de sufrir obesidad, pero más allá del estrés y otras causas que podemos imaginar, un reciente estudio revela una razón más por la cual dormir mal favorece la obesidad: cambios en la flora intestinal.

Una razón más

Dormir mal puede incrementar las probabilidades de sufrir sobrepeso y obesidad al alterar nuestros patrones alimenticios, pues un sueño alterado conduce a que se incrementen hormonas que producen hambre y se reduzcan aquellas que brindan saciedad, lo cual señala que dormir mal nos hace comer más.

Por otro lado, cuando no descansamos bien se incrementan los niveles de cortisol en el organismo y ante este estrés, nuestro cuerpo sufre cambios que vuelven menos saciantes y más apetecibles alimentos calóricos, según confirman científicos estadounidenses.

Pero otra razón más por la cual dormir mal puede favorecer el desarrollo de sobrepeso u obesidad podrían ser los cambios en la flora intestinal. El estudio recientemente publicado en la revista Molecular Metabolism comprobó que tras dos días de privación de sueño, se incrementaban las bacterias firmicutes y se reducían las bacteroidetes, lo cual ha sido vinculado a mayor riesgo de obesidad.

650 1200 1

Una mayor proporción de firmicutes respecto a bacteroidetes puede cambiar el proceso de obtención de energía, incrementando la misma al metabolizar alimentos y ello, ser la causa de un mayor aumento de peso.

Asimismo, tras dos días de privación de sueño se observaron niveles inferiores de sensibilidad a la insulina en comparación con quienes dormían suficientes cantidad de horas.

Claramente, dormir mal puede provocar un aumento de peso progresivo, pues más allá del estrés y de cambios hormonales que afectan nuestro apetito, un sueño inadecuado en el tiempo puede provocar cambios en la flora intestinal y en nuestro metabolismo.

Este estudio no hace más que confirmar que cuidar el descanso nocturno es clave para un buen control del peso, de allí que además de atender nuestra dieta y entrenamiento, si queremos mantener un peso saludable es fundamental lograr un sueño adecuado cada día.

Bibliografía consultada | Physiology & Behavior, Volume 91, Issue 4, 24 July 2007, Pages 449–458 y Molecular Metabolism, October 2016, DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.molmet.2016.10.003.
Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos