Publicidad

Algunas curiosidades sobre los helados

Algunas curiosidades sobre los helados
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

El verano es tiempo de helados, ya que es una de las mejores maneras de mitigar los efectos de las altas temperaturas y de refrescarnos en esta época. Pero es cierto que entorno a los helados han aparecido muchas creencias que debemos tener en cuenta y saber si son o no infundadas. Por ello en este post nos vamos a detener en algunos puntos a tener en cuenta sobre este postre que es la estrella en esta época del año.

Los helados no engordan

En primer lugar nos vamos a detener en un punto que muchas personas creen, y es que los helados no engordan. Es cierto que dependerá del tipo de helado, ya que cada uno tiene un aporte diferente de calorías. Por ejemplo tenemos los helados realizados con huevo y nata, que contienen grasas y además azúcares, por lo que el aporte calórico es elevado. Los que no contienen grasas apenas, como los de yogurt, también suelen contener azúcares, y finalmente los sorbetes de frutas apenas contienen grasas pero también llevan azúcares. A pesar de todo hay helados especiales realizados a base de edulcorantes, por lo que la reducción de calorías será considerable. Por ello no debemos abusar de su consumo en estos meses.

Una fuente de nutrientes

A pesar de ser un alimento que nos aporta calorías, los helados son un postre, y como tal debe moderarse su consumo. Eso sí, dentro de los diferentes postres que podemos encontrar a nuestro alcance, los helados nos aportarán nutrientes necesarios y beneficiosos para el organismo como las proteínas que contienen, vitaminas del grupo B, sobre todo la vitamina B2… Por ello al fin y al cabo estaremos alimentándonos con su consumo.

Son buenos para la garganta

Otro aspecto que solemos tener presente de los helados es que cuando tenemos la garganta irritada o inflamada no es bueno echar mano de ellos. Nada más lejos de la realidad, y es que el frío del helado nos ayudará a calmar la irritación y el dolor de garganta. Además, el frío es un aliado a la hora de bajar la inflamación. Por esto los helados pueden ser la mejor manera de tener esto bajo control y hacerlo mucho más llevadero.

Helado

Preparar helados caseros

Algo que podemos tener muy presente es lo sencillo que puede resultar preparar un helado, ya que no tenemos por qué comprarlos elaborados. Desde luego que la preparación casera siempre será mucho más recomendable que la industrial. Para empezar controlaremos en todo momento los ingredientes que vamos a utilizar, así como el proceso de elaboración. Preparar helados caseros con frutas es una buena alternativa para refrescarnos en verano de manera más sana. Es sencillo, cómodo y mucho más sano, además, nos estaremos quitando calorías innecesarias que nos aportan otros helados industriales.

Un buen digestivo

Muchas personas creen que comer helado después de cada comida es digestivo. En cierta medida es verdad, pero solo nos ayudan los sorbetes de limón, ya que contienen bajas concentraciones de grasa y azúcares, y aceleran la digestión debido al ácido cítrico que contiene que acelera la función vesicular. El resto de helados suelen contener grasas y azúcares que estarán lejos de facilitar la digestión, sino todo lo contrario.

Imagen | IstockPhoto Imagen 2 | IstockPhoto

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir