Compartir
Publicidad

Dolor de piernas después de correr, ¿es normal?

Dolor de piernas después de correr, ¿es normal?
2 Comentarios
Publicidad

En deportes como la carrera, machacar las piernas suele tener como consecuencias cierto dolor al acabar de correr, incluso un dolor que se prolonga hasta el día siguiente. ¿Es normal o debemos de preocuparnos?

Ten en cuenta que salir a correr significa impactar con los pies en el suelo miles de veces. Esto supone cierto trauma en nuestro sistema articular, que en ocasiones manifiesta con dolor. Pero sentir dolor no tiene que ser la tónica general. Si el dolor se prolonga más de dos días o si nos incapacita para hacer un gesto normal del día a día, ahí es cuando debemos de preocuparnos.

Un día de rodaje más largo o un día de más intensidad, las piernas pueden notarlo. Pero si ese dolor ocurre a diario y, como decimos, se prolonga más de dos días y nos causa dolor hacer ciertos movimientos, ahí es más preocupante y lo ideal sería parar y buscar soluciones.

Correr es un deporte agresivo, pero podemos minimizar daños

Un buen calentamiento antes de correr puede advertir a nuestro cuerpo de la que se nos viene encima y preparar a huesos, articulaciones y músculos para la parte más intensa de la carrera. Al igual, acabar con un enfriamiento o vuelta a la calma que incluya carrera lenta y estiramientos, también puede ayudar a minimizar el dolor postcarrera.

Muchas veces es la falta de tono muscular y de fuerza la que hace que nuestras piernas sufran en exceso y acaben doloridas. Unos músculos más fuertes nos protegen de lesiones, por eso no nos cansaremos nunca de recomendaros musculación para corredores. Al menos una vez en semana debemos de hacer ejercicios básicos para mejorar la fuerza.

Y tampoco debemos olvidar al gran amigo del corredor: el fisioterapeuta. Si corres con frecuencia, el fisio debe ser tu mejor amigo. No hace falta que estemos lesionados para acudir a él porque haremos un buen trabajo preventivo.

Correr es un deporte duro para las piernas, pero una buena planificación del entrenamiento y un trabajo preventivo ayuda a evitar esos dolores de piernas tan típicos en el corredor.

Imagen | Peter Miller

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio