Publicidad
Publicidad

RSS Dolor

Siete trucos para remediar pequeños mareos, dolores y otros problemas en tu cuerpo

1 Comentario
Siete trucos para remediar pequeños mareos, dolores y otros problemas en tu cuerpo

Nuestros cuerpos son sistemas complejos, con miles de piezas entrelazadas entre sí que funcionan coordenadas. Pero como todo sistema complejo, tiene sus atajos, sus peculiaridades y sus trucos.

Ninguno de estos trucos te curará de una enfermedad o te salvará la vida (o quizá sí, quién sabe) pero desde luego pueden ser de gran ayuda para controlar algunas sensaciones desagradables en momentos inoportunos. Toma nota.

Leer más »

Migraña: el peor dolor de cabeza. Así puedes combatirla

1 Comentario
Migraña: el peor dolor de cabeza. Así puedes combatirla

De todos los dolores de cabeza que se pueden sufrir, las migrañas están entre los peores. Si intensidad varía según el caso, pero muchas veces pueden ir acompañadas de mareos, náuseas y vómitos, y en la mayoría de los casos, resultan incapacitantes para el que las padece.

Se trata de una enfermedad muy común, que aparece y desaparece de forma esporádica y para la que no existe otra cura que tratar sus síntomas. Es más frecuente en mujeres que en hombres, y más en América y Europa que en África y Asia.

Leer más »
Publicidad

Agujetas, dolor y reposo: qué debemos saber de cada uno de ellos

3 Comentarios
Agujetas, dolor y reposo: qué debemos saber de cada uno de ellos

Al hablar de ejercicio físico, términos como agujetas, dolor o reposo aparecen con frecuencia en las consultas y búsquedas que realiza la gente por internet y, además, suelen ser objetos de numerosos mitos (como el de beber agua con azúcar para acabar con las agujetas).

Sin embargo, aunque todos estos términos están relacionados entre sí, cada uno tiene sus particularidades, verdades y mitos, y tener claro qué podemos y qué no podemos hacer cuando sufrimos alguno de ellos, es importante para no dar al traste con nuestros entrenamientos y nuestra salud.

Leer más »

Estos son nueve de los peores dolores que puedes sufrir

1 Comentario
Estos son nueve de los peores dolores que puedes sufrir

El dolor es una sensación desencadenada por nuestro sistema nervioso y que aunque puede ser de distintas formas (sordo o agudo, leve o intenso, continuo o intermitente, crónico o temporal) siempre tiene algo en común: queremos que termine cuanto antes.

Hay dolores peores que otros. Aunque se trata de una sensación subjetiva, la medicina ha desarrollado algunas formas de medir el dolor que ayudan a diferenciar qué patologías y situaciones duelen más que otras. Estos son algunos de los peores dolores a los que puedes enfrentarte en la vida.

1. Gota

La gota es un tipo de artritis que se produce cuando se acumulan cristales de ácido úrico en las extremidades y las articulaciones. Precisamente, la sensación que relatan muchos de los afectados por gota es que el movimiento produce un dolor similar al de caminar sobre cristales.

dolor-gota-pie

2. Absceso dental

Se trata de una pesadilla para todo aquel que teme ir al dentista, porque se trata de una complicación de las caries que puede causar un intenso dolor. Un absceso se puede dar en cualquier sitio del cuerpo, consiste en una acumulación de pus a partir de una infección. En el caso de los dientes, es especialmente dolorosa porque allí se encuentran muchas terminaciones nerviosas. Recuerda cuidar siempre tu higiene dental, especialmente si eres deportista.

dolor-muelas

3. Algunas picaduras

La hormiga bala es la única especie del género Paraponera, que deriva del griego ponerina, que significa dolor. Por ahí ya tienes una pista de por qué está en esta lista. Su picadura es considerada unas 30 veces más doloroso que la picadura de una avispa, y el nombre de hormiga bala se le dio porque los afectados asemejan el dolor de su picadura con el de recibir un disparo.

hormiga-bala-dolor

El pez piedra es otro animal que puede hacerte pasar un desagradabilísimo rato debido a lo doloroso de su picadura. Se llama así porque debido a su aspecto se camufla fácilmente haciéndose pasar por una piedra, pero pisarla puede resultar fatal. Su veneno es altamente tóxico y causa un intenso dolor, así como la muerte si no se recibe el tratamiento necesario a tiempo.

pez-piedra-dolor

4. Neuralgia del trigémino

Los que lo sufren, lo comparan con que te caiga un rayo en la cabeza, debido a lo súbito de su aparición y a que mientras se experimenta, los afectados quedan prácticamente inválidos para hacer cualquier cosa. El nervio trigémino recoge las sensaciones nerviosas de gran parte de la cara, los ojos y las fosas nasales.

neuralgia-trigemino

Este tipo de dolor aparece de repente y dura entre unos segundos y un par de minutos. Normalmente está causado porque el roce con un vaso sanguíneo cercano desgasta la mielina que recubre el nervio y lo comprime. Puede ser parte del proceso de envejecimiento normal o estar causado por la esclerosis múltiple, que afecta a la mielina, así como por razones desconocidas.

5. Parto

Los dolores de parto están considerados uno de los más fuertes que se pueden experimentar, pero no son fáciles de medir porque se dan en un momento en el que están envueltos procesos físicos y psicológicos intensos. Pero lo cierto es que el momento de dar a luz supone un desafío extremo para el cuerpo de la madre, que sufre dilataciones y tensiones muy fuertes, cuando no además desgarros y sangrados. La atención hospitalaria y el uso de métodos como la epidural, cuando se utilizan adecuadamente, suponen un gran avance y un alivio en el momento del parto.

parto-dolores

6. Piedras en el riñón

A veces, las sustancias presentes en la orina pueden formar pequeñas piedras o cálculos renales cuyo tamaño va desde el de una ligera gravilla hasta piedrecillas de varios centímetros. La mayoría no producen complicaciones y se expulsan por las vías urinarias sin necesitar ayuda médica, pero eso no significa que no sea un proceso doloroso que además puede prolongarse durante varios días.

7. Torsión testicular

En una torsión testicular, el cordón espermático que sostiene al testículo se contrae y retuerce, causando un dolor agudo repentino que puede causar vómitos y náuseas entre otros síntomas añadidos. Ese cordón espermático es además el que lleva el riego sanguíneo al testículo, de forma que si no hay una intervención médica rápida, el tejido del testículo se puede necrosar y como resultado, habrá que extirparlo.

8. Quemaduras de segundo grado

Las quemaduras de segundo grado son aquellas en las que se ven afectadas las capas superficiales de la piel. Suelen estar causadas por líquidos muy calientes o sustancias químicas y causan ampollas y otras heridas en la piel. Aunque hay otros grados de quemadura más graves, en ellos se ven afectados los nervios y por tanto en muchos casos no hay sensación de dolor. En el segundo grado, los nervios quedan intactos y por tanto el dolor es muy intenso.

9. Cefalea en racimo

Se describe a menudo como uno de los peores dolores que se puede padecer por varios motivos que mezclan las causas físicas y psicológicas. Es un intenso dolor de cabeza que se concentra en un punto justo detrás del ojo y que puede prolongarse entre 15 y tres horas. Durante ese periodo, la persona afectada apenas puede llevar a cabo tareas normales. Se llama en racimo porque suele aparecer en varios ataques seguidos que suelen ocurrir en el mismo momento del ritmo circadiano. A la intensidad del dolor hay que sumar la ansiedad de temer el siguiente episodio.

El umbral del dolor y cómo lo medimos

Como decíamos al principio, no es sencillo hacer una clasificación de los peores dolores porque se trata de una sensación subjetiva y cada uno lo sentimos a nuestra manera. Para tratar de poner un poco de orden en esta cuestión, la medicina ha creado algunos conceptos que nos pueden ayudar.

El umbral del dolor

Se llama umbral del dolor la cantidad de estímulo en que cada persona distingue una sensación dolorosa de una no dolorosa: en qué momento algo pasa de estar caliente a quemarnos, por ejemplo. El resultado puede variar mucho de una persona a otra, y tiene que ver con la intensidad con la que cada uno de nosotros percibimos el dolor.

Escalas de dolor

Como el dolor es una sensación subjetiva, se han desarrollado distintas escalas para facilitar la comunicación entre médicos y pacientes sobre la intensidad del dolor que sienten. Una de ellas, habitual en muchas consultas, es una escala basada en ilustraciones de caras en las que la primera no siente dolor alguna y la última está contraída y llorosa por el intenso dolor que padece. Con ellas, el médico pide al paciente que describa con cuál identificaría el dolor que está sintiendo.

En otras ocasiones, un método para medir el dolor propio es recordar el peor dolor que hayamos tenido y comparar el dolor actual con aquel. Esto tiene la ventaja de que crea una escala acorde a cada persona, si bien los recuerdos del dolor son doblemente subjetivos y hay que tomarlos con cautela.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Dolor crónico no significa para siempre (y el ejercicio ayuda a combatirlo)

Leer más »

Los mejores ejercicios que puedes hacer si sufres dolor de rodillas

2 Comentarios
Los mejores ejercicios que puedes hacer si sufres dolor de rodillas

Hace unos días hablábamos de los ejercicios y deportes más indicados en el caso de padecer dolor de espalda, una de las patologías más comunes entre sedentarios y deportistas. Hoy nos centramos en otro tipo de dolor también muy común y que es frecuente sobre todo entre las personas más activas: el dolor de rodillas.

No todos los dolores de rodillas son iguales: identifica el origen
rodilla

No es lo mismo, ni tiene la misma solución, un dolor de rodilla causado por un traumatismo que otro debido a una mala postura durante la ejecución de un ejercicio, por ejemplo. No tendrá el mismo tratamiento una condromalacia rotuliana que una tendinitis causada por una mala técnica de carrera.

Por eso es muy importante que cuando sintamos dolor en la rodilla acudamos primero al personal sanitario, que será el encargado de localizar el posible origen de nuestra dolencia y de aplicar el tratamiento adecuado para nuestro caso.

Un trabajo sinérgico de diferentes especialistas médicos, como traumatólogos y fisioterapeutas, además de entrenadores personales, puede ser muy beneficioso no solo a la hora de eliminar el dolor de rodilla, sino también de prevenir posibles futuras lesiones.

Los ejercicios que te ayudan a cuidar tus rodillas

Una de las cosas qué más nos pueden ayudar tanto a mejorar el dolor de las rodillas como a prevenir posibles lesiones en el futuro es el hecho de reforzar toda la musculatura que circunda a esta articulación. Nos referimos en este caso a los cuádriceps, isquiotibiales y gemelos y a todos los tendones y ligamentos que se encuentran en esta zona.

Una de las mejores formas de hacerlo es a través del trabajo con ejercicios isométricos, propioceptivos y con el entrenamiento con bandas elásticas.

Sentadillas isométricas

var _giphy = _giphy || []; _giphy.push({id: "V65AVxbjne8gw", clickthrough_url: "//giphy.com/media/V65AVxbjne8gw/giphy.gif"}); var g = document.createElement("script"); g.type = "text/javascript"; g.async = true; g.src = ("https:" == document.location.protocol ? "https://" : "http://") + "giphy.com/static/js/widgets/embed.js";var s = document.getElementsByTagName("script")[0]; s.parentNode.insertBefore(g, s);

Los ejercicios isométricos se caracterizan por no conllevar un movimiento, sino que son aquellos en los que mantenemos una misma posición durante un período de tiempo, más corto o más largo en función de nuestras características y necesidades. Este tipo de ejercicios son particularmente beneficiosos para aquellos que se están recuperando de una lesión que limita los rangos de movimientos de las articulaciones implicadas, aunque todos los deportistas pueden beneficiarse de ellos.

En el caso de las sentadillas isométricas, podemos realizarlas apoyando la espalda en una pared o sobre un fitball, manteniendo las rodillas en un ángulo ligeramente superior a los 90 grados y aguantando en esta posición entre 30 y 40 segundos. Es importante que vayamos aumentando el tiempo de forma progresiva para ir avanzando poco a poco.

Extensiones de rodilla tumbado y sentado

var _giphy = _giphy || []; _giphy.push({id: "xThVX9n99VeZq", clickthrough_url: "//giphy.com/media/xThVX9n99VeZq/giphy.gif"}); var g = document.createElement("script"); g.type = "text/javascript"; g.async = true; g.src = ("https:" == document.location.protocol ? "https://" : "http://") + "giphy.com/static/js/widgets/embed.js";var s = document.getElementsByTagName("script")[0]; s.parentNode.insertBefore(g, s);

Un ejercicio muy sencillo que también nos ayuda a trabajar los cuádriceps son las extensiones de rodilla, tanto sentados en una silla con la columna elongada (la apoyemos o no en el respaldo) como tumbados en el suelo o en una camilla y ayudándonos con un rulo de espuma o un foam roller que colocaremos bajo el hueco poplíteo (la parte de detrás de la rodilla).

En ambos casos podemos realizar la extensión de rodilla de forma pausada, mantener la rodilla extendida durante unos segundos y bajar lentamente, sin dejar caer la pierna, para poner a trabajar los músculos en la fase excéntrica del ejercicio.

Ejercicios con bandas elásticas para los isquiotibiales

var _giphy = _giphy || []; _giphy.push({id: "cWd9lGjROp0Y", clickthrough_url: "//giphy.com/media/cWd9lGjROp0Y/giphy.gif"}); var g = document.createElement("script"); g.type = "text/javascript"; g.async = true; g.src = ("https:" == document.location.protocol ? "https://" : "http://") + "giphy.com/static/js/widgets/embed.js";var s = document.getElementsByTagName("script")[0]; s.parentNode.insertBefore(g, s);

La cadena muscular posterior es igualmente importante a la hora de proteger las rodillas. Para trabajarla podemos optar por elementos tan versátiles como las bandas elásticas, que nos proporcionan una resistencia que podemos regular de manera sencilla en función de nuestras necesidades.

Este ejercicio es ideal realizarlo en una camilla, atando la banda elástica a algún elemento de la parte inferior o al pie que no vamos a trabajar, enganchando la goma en su otro extremo a nuestro tobillo y flexionando la rodilla para vencer su resistencia. Como antes, nos fijaremos en realizar la fase excéntrica del movimiento de manera pausada para fortalecer así la musculatura implicada en el ejercicio.

Ejercicios de propiocepción para rodilla y tobillo

var _giphy = _giphy || []; _giphy.push({id: "ocjtWK0zNQIlG", clickthrough_url: "//giphy.com/media/ocjtWK0zNQIlG/giphy.gif"}); var g = document.createElement("script"); g.type = "text/javascript"; g.async = true; g.src = ("https:" == document.location.protocol ? "https://" : "http://") + "giphy.com/static/js/widgets/embed.js";var s = document.getElementsByTagName("script")[0]; s.parentNode.insertBefore(g, s);

No podemos pasar por alto el trabajo de propiocepción tanto para la rodilla como para el tobillo, ya que ambas articulaciones influyen la una sobre la otra: una problema de alineación en el tobillo, por ejemplo, puede dar lugar a lesiones en la rodilla.

Los elementos propioceptores que se encuentran en tendones y ligamentos son los encargados de recibir información acerca de en qué lugar se encuentran las articulaciones y bajo qué grado de tensión se encuentran los músculos, y transmiten dicha información a los demás componentes del sistema propioceptivo. Esto nos permite realizar de forma inmediata, por ejemplo, pequeñas correcciones en nuestra posición que mejoran nuestra postura y que nos ayudan a evitar lesiones.

Un buen ejercicio para trabajar la propiocepción del tobillo y la rodilla puede consistir en colocarnos de pie con marcas en el suelo alrededor (podemos utilizar toallas, con conos o distintos objetos para poner las marcas en el suelo). Nos colocamos a la pata coja e intentamos agacharnos para tocar con la mano cada uno de los objetos que pueden estar colocados a distintas distancias y en diferentes direcciones.

Además de estos ejercicios, cuidar nuestra alimentación para mantener un peso ideal también nos ayudará tanto en la recuperación de una lesión de rodilla como en la prevención de futuros dolores. Llevar un peso extra sobre nuestras articulaciones, sobre todo si realizamos deportes de alto impacto como puede ser la carrera, puede pasarnos factura a largo plazo.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Cómo mejorar el valgo de rodilla en sentadilla
En Vitónica | La "rodilla del corredor" o síndrome de la cintilla iliotibial: así puedes reconocerlo y así es como se trata

Leer más »

Los mejores ejercicios y deportes que puedes hacer si sufres dolor de espalda

Comentar
Los mejores ejercicios y deportes que puedes hacer si sufres dolor de espalda

El dolor de espalda es uno de los males más comunes en nuestra sociedad: las malas posturas mantenidas durante todo el día, el hecho de pasar demasiado tiempo sentados, el poco tono muscular de nuestro cuerpo y la escasa actividad física en general pueden ser los causantes de este dolor que muchas veces suele tener una causa multifactorial.

¿Podemos mejorar nuestro dolor de espalda a través del ejercicio y del deporte? Esto es algo que va a depender de cada persona, de por qué se origine el dolor, pero por norma general el deporte sí que puede ayudarnos a encontrarnos mejor. Estos son los mejores ejercicios y deportes que puedes hacer si sufres de dolor de espalda.

Leer más »
Publicidad

¿Te duele la rodilla mientras corres? Estos ejercicios te ayudan a mejorar la tendinopatía rotuliana

Comentar
¿Te duele la rodilla mientras corres? Estos ejercicios te ayudan a mejorar la tendinopatía rotuliana

Una de las articulaciones que más sufre durante la carrera son las rodillas: ya sea debido a una mala pisada, a un calzado incorrecto, a una mala técnica de carrera o a una falta de estabilidad en esta o en otras articulaciones adyacentes, las rodillas pueden presentar dolor, sobre todo en las tiradas largas de los corredores.

El dolor es siempre un aviso de que algo en nuestro cuerpo no funciona como es debido, por eso lo más importante cuando se presenta es que acudamos a nuestro médico especialista, en este caso un fisioterapeuta. Es probable que el dolor en la rodilla durante la carrera responda a una patología conocida como tendinopatía rotualiana. Te explicamos qué es, por qué aparece y qué ejercicios puedes hacer en casa para mejorarla.

Leer más »

Umbral y percepción del dolor: qué son y cómo nos afectan

Comentar
Umbral y percepción del dolor: qué son y cómo nos afectan

Por umbral de dolor se entiende la intensidad mínima de estímulación que provoca sensación de dolor. No es una constante, pues puede variar dentro del propio sujeto (depende de la región corporal, estímulo empleado, factores subjetivos y emocionales) y también varía de un sujeto a otro.

Diferenciamos umbral y percepción porque, como hemos dicho, el hecho de que un estímulo nos resulte desagradable o doloroso no depende únicamente de nuestro umbral del dolor, sino también de una serie de factores subjetivos que modulan la percepción del dolor.

Leer más »

Conoce mejor por qué aparece el flato y como acabar con él

Comentar
Conoce mejor por qué aparece el flato y como acabar con él

Mucho hemos hablado sobre el flato en Vitónica, pero aun así siguen siendo muchas las dudas que existen al respecto. Es cierto que no existe una teoría concluyente al respecto. Por este motivo existe mucha divagación en lo que al flato, su aparición y sus remedios se refiere. Nosotros en esta ocasión vamos a utilizar la lógica y la práctica y vamos a destacar algunos consejos para evitarlo a partir de experiencias que hemos vivido nosotros mismos.

Ante todo es importante tener muy presente que el flato es un dolor abdominal benigno que le puede aparecer a cualquier persona, tanto principiante como avanzado en la práctica deportiva. Las causas no están descritas científicamente, pero este malestar no es nada grave ni perjudicial para el organismo. Simplemente una cosa queda clara, es una molestia que nos imposibilita un correcto desarrollo de la actividad que estamos llevando a cabo.

Leer más »

Las lesiones más frecuentes en el Yoga: estas son las claves para evitarlas

Comentar
Las lesiones más frecuentes en el Yoga: estas son las claves para evitarlas

Igual que sucede en otros deportes o actividades, la práctica del Yoga no está exenta de la posibilidad de sufrir lesiones, sobre todo si no somos cuidadosos con la técnica o si no seguimos la progresión adecuada. Es importante, sobre todo al inicio, que seamos muy cuidadosos, que nos tomemos las cosas con calma y que, de ser posible, contemos con un profesional que nos guíe en nuestros primeros pasos en esta actividad.

Las lesiones más comunes del Yoga suelen estar relacionadas con la columna y el cuello al realizar posturas o asanas que requieren una hiperflexión o una hiperextensión de estas zonas del cuerpo. Del mismo modo, las articulaciones como las rodillas, las muñecas y los hombros también se encuentran expuestas al riesgo de sufrir lesiones.

A continuación te damos las claves para protegerte de forma eficaz frente a las lesiones y que la práctica del Yoga sea placentera y efectiva.

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos