Compartir
Publicidad
¿Por qué no mejoro mis tiempos de carrera?
Carrera

¿Por qué no mejoro mis tiempos de carrera?

Publicidad
Publicidad

Podemos pasarnos semanas entrenando duro y llega un momento en que nos estancamos y no hay manera de mejorar los tiempos de carrera, ¿qué puede estar pasando, qué soluciones hay? No siempre es fácil encontrar el problema, pero podemos analizar varios factores.

Como factores principales, podemos analizar varios: tipos de entrenamiento que estamos haciendo, falta de descanso, mala alimentación, posible lesión o factores asociados a nuestra edad. No mejorar los tiempos de carrera pueden deberse a uno o varios de estos factores, analicémoslos de manera más detallada.

¿Estamos entrenando de forma adecuada?

Aquí pueden ocurrir dos cosas: nos estamos pasando con los entrenamientos en kilómetros o intensidad, por lo cual sobreentrenamos. O no llegamos a hacer entrenamientos intensos que nos permiten mejorar nuestra velocidad de carrera.

La planificación del entrenamiento es fundamental para no estancarnos

Si nos pasamos haciendo kilómetros posiblemente entremos en una espiral de fatiga crónica que no nos permite entrenar bien, algo que nos frustra y pensamos que la solución es meter más caña, con lo cual nos fatigaremos más.

Si siempre hacemos lo mismo, algo que ya hemos comentado por Vitónica, nuestro cuerpo se adaptará a ese tipo de entrenamiento y se estancará. Deberemos de subir el estímulo de entreno con entrenamientos como series, fartlek o cuestas.

El descanso es uno de los pilares para correr bien

Tanto en cantidad como en calidad. Si queremos asimilar bien los entrenamientos es necesario que por la noche tengamos un adecuado descanso. Dormir unas 7-9 horas es importante, al igual que intentar que nuestro sueño no se vea interrumpido durante la noche.

Dormir bien es fundamental para poder entrenar bien

También tenemos que tener en cuenta el descanso después de un entrenamiento intenso o rodaje largo. Después de uno de estos entrenamientos debemos de dejar un tiempo prudencial para que nuestro cuerpo recupere. Esto dependerá de nuestro nivel, pero en general, de 24 a 48 horas de descanso después de un entreno "cañero".

La alimentación también cuenta

Alimentación Correr

Sobre todo cuando preparamos distancias largas. Es importante entrenar con los depósitos de energía llenos, más en entrenamientos intensos. Al igual, la hidratación y buena alimentación después de entrenar nos ayudará a recuperar.

Tampoco debemos de descuidar el aporte protéico en la dieta del corredor. Y procurar que no falten frutas, verduras y hortalizas en los platos principales. Si tenemos una dieta equilibrada y rica en nutrientes, los entrenamientos los podremos hacer al cien por cien.

Ese dolorcillo o lesión que no nos deja entrenar bien

Muchas veces pensamos que un pequeño dolor en la rodilla, tobillo o músculo no es importante, pero está impidiendo que entrenamos con normalidad. Ese dolor nos está avisando de que podemos desarrollar una lesión más seria y nuestro rendimiento se va a ver afectado.

Un dolor que no sabemos calmar con reposo o visitando al fisio puede convertirse en un dolor crónico que nos imposibilita para hacer ciertos movimientos o para entrenar con intensidad. Es otro factor por el que nuestros tiempos pueden verse afectados.

Con la edad se pierde margen de mejora

Correr con veinte años no es lo mismo que correr con cuarenta. El margen de mejora de los tiempos no es tan grande (salvo excepciones). Normalmente con la edad se gana resistencia, pero se pierde potencia y velocidad. Por tanto, es normal llegar a una meseta de resultados cuando alcanzamos cierta edad, sobre todo si no planificamos bien el entrenamiento.

El estancamiento de los tiempos de carrera suele ser multifactorial

Es decir, suele depender de varios de estos factores. Yo me atrevería a decir que el factor más importante es el saber planificar los entrenamientos. La cantidad y calidad de los entrenamientos es fundamental y no siempre es fácil afinarlos para sigamos en progresión.

También hay que tener en cuenta al principio es fácil mejorar, conforme pasan los meses de entrenamiento, el margen de mejora se estrecha y llegamos a una meseta difícil de pasar, por lo que hay que tener paciencia.

Imágenes | Pixabay

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio