Compartir
Publicidad
Publicidad

Situaciones con peligro de deshidratación

Situaciones con peligro de deshidratación
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Como hemos hablado varias veces en Vitónica la hidratación en la vida diaria y en el deporte es muy importante para tener un equilibro hidroelectrolítico adecuado y evitar riesgos de enfermedades y lesiones. Además de saber cuánto beber o cuándo también es importante tener en cuenta una serie de situaciones que aumentan la pérdida de líquidos y en las que la correcta hidratación cobra aún más importancia:

  • Altas temperaturas: es evidente que al hacer más calor nuestro cuerpo suda más porque es un mecanismo de termorregulación eficaz. En estas situaciones es muy importante beber agua de manera constante y refrescar el cuerpo con agua algo fría, sobre todo si estamos realizando actividad física.
  • Humedad: una baja humedad o ambientes secos facilita el proceso de transpiración y hace que perdamos líquidos sin apenas darnos cuenta, ya que el proceso de sudoración no es visible. En cambio una alta humedad se manifiesta con gran sudoración ya que las gotas de sudor no se evaporan y resbalan por el cuerpo. Esta última situación hay que tenerla muy en cuenta ya que además de perder gran cantidad de líquido, al no poder evaporarlo el cuerpo no está realizando correctamente la termorregulación y puede llevar a un golpe de calor. Por eso en estas situaciones es muy imporante la hidratación y refrigeración del cuerpo, parando la actividad si fuera necesario.
  • Altitud: realizar actividades en altitud significa tener menos oxígenos para los músculos, lo que se traduce en una hiperventilación para compensar, y esto origina una pérdida de líquidos extra. Es por eso que a partir de los 4000 metros de altura se recomiende beber de 4 a 5 litros diarios.
  • Edad: los niños al contrario que los ancianos son muy sensibles a la pérdida de líquidos y enseguida que lo necesitan piden agua, por eso beben de manera frecuente. En cambio en los ancianos esta percepción de sed se ve disminuida y por eso hay que incitar a nuestros mayores a menudo a que beban agua aún no teniendo sed.
  • Enfermedades: las situaciones de fiebre y diarreas son las más peligrosas para deshidratarnos. Aunque no lo parezca estas situaciones pueden hacernos perder varios litros al día, por eso parte importante del tratamiendo consistirá en rehidratación.

Vía | Sport Life En Vitónica | Hidratación

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos