Compartir
Publicidad

Quitando calorías a la comida rápida

Quitando calorías a la comida rápida
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La vida actual con frecuencia nos empuja hacia la comida rápida, ya que el tiempo no nos alcanza para cocinar en casa o ni siquiera podemos llegar a nuestro hogar para comer en familia.

Si bien la comida rápida es desaconsejable por ser rica en grasas saturadas y azúcares simples, existen algunas alternativas de comida fácil de preparar o que podemos conseguir en locales comerciales que son más saludables y menos calóricas.

Al momento de comer un sándwich:

  • Opta por aquellos conformados por pan integral o con semillas, ya que ésto aportará fibra que reduce el impacto sobre la glucemia y disminuye la proporción de grasa absorbida, al mismo tiempo que da mayor saciedad.
  • En el interior de los sándwiches, elige pollo o bife de carne vacuna, ya que si escoges milanesa, seguramente sumarás las calorías y el aceite de una fritura. Los mismo ocurre con las hamburguesas o fiambres que por sí solos contienen altos niveles de grasa en su interior.
  • Prefiere aquellos sándwiches que contienen verduras en cantidad, evita los aderezos grasos y elige aquellos sin huevo frito, sin patatas fritas, sin bacon o panceta y sin fiambres adicionales. Pues, puedes reducir unas cuantas calorías al escoger un sándwich de pollo, con queso, lechuga y tomate aderezado a base de yogur natural, por ejemplo.

Si prefieres una pizza:

  • Elige aquella con menor cantidad de agregados por encima de la muzzarela y opta por las variedades ricas en verduras como berenjena, rúcula, albahaca, tomate u otros.
  • Evita aquellas cargadas de fiambres y embutidos más algunos aderezos ricos en grasas como salsa golf.

Preparaciones al plato:

  • En muchas comercios de comida rápida o en la cocina de tu casa, puedes elegir preparaciones como ensaladas completas, ricas en vegetales y grasas de buena calidad provenientes de aceite de oliva, aceitunas, aguacate o atún.
  • Puedes elegir una porción de carne magra a la plancha, la parrilla o grillada. El acompañamiento ideal serían unas sabrosas verduras al vapor o un mix de vegetales verdes o de diversos colores en ensaladas.

Las bebidas:

  • Aléjate de los refrescos y gaseosas ricas en azúcares simples y en su preemplazo te aconsejo agua mineral, o gaseosas sin azúcar agregada que, además, te ayudarán a calmar más rápidamente el apetito.

Los postres:

  • Escoge aquellos a base de frutas, leche desnatada o yogur. Si te apetece un helado opta por los de agua y evita aquellas preparaciones cremosas y muy dulces que son el engaño prefecto para incrementar el consumo de grasas y azúcares al mismo tiempo.


A pesar de que siempre es recomendable consumir de forma ocasional comida rápida o elaborada fuera de tu casa, al momento de no tener otra opción, pues debes recordar estos consejos que te ayudarán a no agregar calorías innecesarias a tu dieta.

Recuerda que siempre es mejor y más saludable comer en casa, comida casera y baja en grasas, con pocos azúcares y sin calorías vacías.

Debemos recuperar los buenos hábitos alimenticios para ganar en salud y prevenir enfermedades, por eso, no olvides reducir las calorías cuando la comida rápida sea la única posibilidad para un día laboral agitado.

En Vitónica | Comida rápida, ¿descontrola nuestro apetito? En Vitónica | Fast Good para combatir al Fast Food

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio