Compartir
Publicidad
Los trucos de motivación que te ayudan a no perder el norte a la hora de ponerte a dieta
Dietas

Los trucos de motivación que te ayudan a no perder el norte a la hora de ponerte a dieta

Publicidad
Publicidad

Si estás esforzándote para perder unos cuantos kilos, sabes que no siempre es fácil. A la dificultad de cambiar los hábitos que llevamos años practicando se suma el bajón de motivación que suele aparecer pasados los primeros días o semanas.

Porque la motivación, como la fama, es una amiga veleidosa que siempre empieza el camino con nosotros pero que luego se vuelve caprichosa, aparece y desaparece. Aquí tienes algunos consejos para que se quede contigo y te ayude a no perder empuje.

1. Ponte metas realistas

metas-peso

Este truco deberías practicarlo antes incluso de empezar, y de hecho uno de los factores que permiten predecir el éxito de un esfuerzo de este tipo es haberse fijado unos objetivos razonables al principio, porque si te empeñas en perder 20 kilos en un mes, te estás predisponiendo al fracaso seguro.

En cambio, es mucho más probable que te mantengas fiel a tu objetivo si haces cambios pequeños pero sensatos y te fijas objetivos más pequeños pero alcanzables a corto y medio plazo. Escríbelos, si es posible, a mano. Empieza un por par de kilos o una talla de ropa. Eso te dará la confianza y motivación para seguir perseverando.

2. No pases hambre

Para que perder peso sea algo sostenible, lo mejor es hacer cambios paulatinos en el estilo de vida, y eso no se hace de un día para otro. En concreto, apostar por dietas muy restrictivas para perder peso muy rápido es una estrategia condenada al fracaso.

delgadez-mantener-peso

Principalmente porque pasar hambre es insostenible: nos vuelve irritables y nos predispone a una situación 'yo-yo' en la que el peso perdido vuelve rápidamente una vez que dejamos las restricciones.

Es mejor reducir la ingesta calórica mucho menos y perder entre medio kilo y un kilo a la semana, por ejemplo, algo que no nos causará hambre ni ansiedad, nos ayudará a perder peso y mantenerlo.

3. Ten en cuenta que habrá pasos atrás

paso-atras-dieta

A todos nos puede la tentación a veces, y eso no es un problema. El problema es cuando, tras ceder a algo que no debería entrar en nuestra dieta (por ejemplo, una galleta de chocolate), dejamos que nos pueda la desmotivación y tiramos todo nuestro esfuerzo a la basura (comiéndonos el paquete entero).

Ten en cuenta desde el principio que este tipo de situaciones van a ocurrir, y no pasa nada. Simplemente no dejes que se te vayan de las manos y vuelve a tus nuevos y mejorados hábitos lo antes posible.

4. Pero haz lo posible por esquivarlos

cereales-azucar

Contar con que esto no es un proceso lineal y sin accidentes no quiere decir que no puedas hacer algunas cosas por evitarlos. Para empezar, evita tener a mano esos "accidentes": no compres alimentos que supongan un paso atrás, para dificultarte el caer en ellos.

Si por ejemplo no vas a eliminar totalmente los dulces como el chocolate, asegúrate de comprarlos en porciones individuales, de forma que "un bocadito" no se convierta en "la tableta entera".

5. Olvídate del perfeccionismo

dieta-gimnasio

Si crees que empezarás la dieta el lunes, o el primer día del mes, y a partir de ahí no cometerás ningún error o no darás ni un paso atrás no solo te estás engañando, sino que además estás abonando el terreno para que, frente al primer tropezón, abandones todo el esfuerzo por completo.

Céntrate en hacer las cosas lo mejor posible durante todo el tiempo posible. Habrá cenas en las que te despreocupes de las calorías, mañanas en las que la báscula te muestre una cifra que te desmoralice, semanas en las que no puedas pisar el gimnasio... El perfeccionismo te haría desistir, no lo permitas.

6. Prueba un deporte nuevo

entrenamiento-nuevo-dieta

Una clase nueva en el gimnasio, apúntate a un equipo de algo a lo que no hayas jugado jamás o busca programas nuevos de entrenamiento por internet. Cualquier cosa que suponga un aprendizaje añadirá a tu actividad física un componente de novedad que evitará que te aburras. Además, ver poco a poco tus progresos te motivará a seguir adelante.

7. No lo hagas solo

entrenar-en-grupo

Cambiar de hábitos solo no es fácil, y menos en algo que afecta a todos los aspectos de nuestra vida, como es la alimentación. Busca alguien con quien compartir motivación y esfuerzos: tu pareja, tu familia, un amigo, un grupo en el gimnasio u online. Así podrás compartir tus éxitos y también tus pasos atrás.

8. Ten paciencia

peso-bascula-paciencia

Si te sobra mucho peso, los primeros kilos irán bajando rápidamente, pero llegado a un momento, te quedarás estancado y lo que estaba funcionando hasta ese momento de pronto parecerá que deja de hacerlo. Esto es normal y solo hay que tener un poco de paciencia. Reconoce todo lo que has avanzado y celébratelo a ti mismo.

9. Recompénsate

recompensa-personal

Bajar de peso y cambiar de hábitos no es fácil y muchas veces no es divertido, así que asegúrate de que te recompensas a ti mismo por tus logros. Eso sí, intenta que no sean recompensas asociadas con la comida: regálate un vestido nuevo que te favorezca, ve a darte un masaje relajante...

10. Diseña un plan de manteniemiento

vida-sana-disfrutar

Más difícil que perder peso es mantener el nuevo peso, así que ten en cuenta desde el principio que esto no será cuestión de unos pocos meses y vuelta a tu vida anterior. Pide ayuda a un profesional y crea un plan de mantenimiento, algo sostenible y con lo que disfrutes, porque el cambio de hábitos, para que sea realmente eficaz, debería ser algo permanente.

Imágenes | iStock
En Vitónica | 13 cambios sencillos en tu día a día para mejorar tu salud en 2018

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio