Compartir
Publicidad

Mantener los kilos a raya sin pasar hambre

Mantener los kilos a raya sin pasar hambre
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A medida que se acerca el verano más son las personas que se están preparando para conseguir un cuerpo perfecto en el que los kilos de más se eliminen. Por ello en este post queremos daos algunos consejos para conseguirlo de la manera más sana posible y sin pasar hambre.

Ante todo es necesario que tengamos en cuenta la importancia que tiene seguir una alimentación sana sin eliminar ningún tipo de alimento, pero consumiendo solo aquellos que son beneficiosos para el organismo. Simplemente bastará con seguir un orden y no pasar hambre.

Mantener un orden en las comidas

En primer lugar, algo que ya nos sabemos de memoria es realizar unas 5 comidas al día. Pero aunque parezca mentira, todavía hay muchas personas que no lo tienen en cuenta. Es la mejor manera de no pasar hambre y evitar realizar comidas muy copiosas, ya que al comer más veces llegaremos a las comidas principales con menos hambre, por lo que comeremos menos.

Desayuna como un rey

Para comenzar nos vamos a detener en el desayuno. Es la comida más importante del día, ya que con ella activaremos el metabolismo y lo pondremos a funcionar. Es necesario que aportemos a nuestro cuerpo energía y nutrientes adecuados para comenzar el día con fuerza. Los cereales integrales, las proteínas y las vitaminas debe n estar presentes. Por ello podemos consumir por ejemplo jamón, pan integral , yogures desnatados y por supuesto fruta sólida o en zumo.

A media mañana

El almuerzo a media mañana servirá para evitar el hambre y dotar al organismo de los nutrientes necesarios para continuar con la jornada. Como recomendación podemos ingerir algo de fruta y carne magra como el pavo o el pollo, además de acompañarlo de algo de pan integral. En su defecto podemos echar mano de frutos secos tostados o naturales.

La comida es muy importante

En la comida es importante que tengamos en cuenta que siempre deben estar presentes las verduras. Las podemos consumir crudas o cocidas, siendo estas últimas las más digestivas y fáciles de asimilar. No debe faltar un segundo plato de carne o pescado que debemos preparar al horno o a la plancha. Las legumbres también pueden ser una buena alternativa y muy saludable. Ni que decir tiene que de postre la mejor opción será la fruta o algún yogurt desnatado.

No nos olvidemos de la merienda

Para la media tarde recomendaremos lo mismo que por la mañana, solo que en esta ocasión es mejor dejar de lado el pan y sustituirlo por una infusión que nos ayudará a reducir la ingesta calórica. A esto le podemos sumar una pieza de fruta como la manzana o la pera. También podemos echar mano de queso fresco desnatado que nos aportará altas cantidades de proteínas y minerales como el calcio.

Cena escueta pero nutritiva

Por último nos vamos a detener en la cena, que debe ser ligera y más baja en calorías, ya que el organismo trabaja más lento por la noche. Para ello podemos echar mano de verduras al vapor, cocidas o crudas, aunque las dos primeras opciones son más adecuadas por digerirse mejor. Las proteínas nos las aportará la carne magra como el pollo o el pavo o el pescado en cualquier variedad, siempre y cuando lo preparemos a la plancha o al horno. Los huevos en forma de tortilla o cocidos pueden ser una buena alternativa.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio