Compartir
Publicidad
Artritis reumatoide: causas, síntomas y tratamiento
Enfermedades

Artritis reumatoide: causas, síntomas y tratamiento

Publicidad
Publicidad

La artritis es una enfermedad que según algunos datos afecta a, aproximadamente, cinco personas por cada mil en el mundo. En España, concretamente, existen alrededor de 200.000 personas diagnosticadas con esta enfermedad. Cada año se diagnostican 20.000 casos nuevos.

Se trata, por tanto, de una cifra más importante de lo que podríamos imaginar en un principio. Te contamos qué implica esta enfermedades, cuáles son sus causas y síntomas y cómo se trata actualmente.

Qué es la artritis reumatoide

Arthrocalman 2384253 1920

Se trata de una enfermedad crónica - además de degenerativa - cuya principal implicación es la inflamación de la membrana que cubre y protege los cartílagos de nuestras articulaciones. Es esta inflamación la que puede provocar dolor además de pérdida de movilidad, hinchazón y rigidez.

Afecta más a mujeres que a hombres - tres diagnosticos en mujeres por cada caso en hombres - y se manifiesta más habitualmente entre los 30 y los 50 años. En cualquier caso, se trata de una enfermedad que puede aparecer a cualquier edad.

Esta enfermedad suele darse más en algunas articulaciones como las de las manos, los codos, los hombros, las caderas, los pies, las rodillas y los tobillos. La inflamación puede acabar afectando a otros partes del cuerpo, como los huesos, los ligamentos o los tendones que se encuentren cerca de la articulación afectada. Esto puede dificultar al paciente la realización de algunas tareas habituales.

En algunos casos la enfermedad puede afectar a algunos órganos al margen de las articulaciones, como por ejemplo los riñones, los pulmones e incluso el corazón.

Cuáles son las causas

Hands 1209337 1920

Por desgracia, por el momento, las causas de esta enfermedad siguen siendo desconocidas. En cualquier caso, algunas explicaciones sugieren que el origen puede ser genético. Estas explicaciones indican que se trataría de una enfermedad autoinmune en la que sistema inmune atacaría las articulaciones ya que no las detectaría como propias.

En cualquier caso, otras explicaciones sugieren la implicación de factores medioambientales, como algunas bacterias o virus. En cualquier caso, las evidencias científicas no han conseguido comprobar el efecto por completo.

Algunos expertos aseguran que existe relación entre el consumo de tabaco y la artritis reumatoide. En cualquier caso, todavía no se ha podido explicar el mecanismo detrás de la relación causal. Lo que sí se sabe es que, entre las personas que padecen la enfermedad, los fumadores sufren síntomas más graves.

Síntomas de la artritis reumatoide

Skeleton 778069 1920

Aunque los primeros síntomas pueden ser graduales y sutiles - como la fiebre -, el principal síntoma es la inflamación en las articulaciones. Esta puede ser visible y provocar dolor en el paciente afectado.

Otros síntomas relacionados son la rigidez por las mañanas que va desapareciendo según avanza el día, la reducción de la movilidad y debilidad. También pueden aparecer nódulos.

Según avanza la enfermedad se puede dar deformación de las partes afectadas además de verse implicados algunos órganos y partes del cuerpo como los ojos, los vasos sanguíneos, la piel, los pulmones, el corazón, los riñones, etc. Finalmente, esta enfermedad puede llegar a incapacitar las tareas tanto laborales como cotidianas, limitando así la calidad de vida.

Tratamiento

Knee 2768834 1920 1

Al contrario que en el caso de otras enfermedades, no hay demasiado que podamos hacer para prevenir la aparición de esta enfermedad. En cualquier caso, una de las recomendaciones más habituales es la de hacer deporte incluso después de que aparezca la enfermedad, de manera que ayudemos a frenar su avance.

En cuanto al tratamiento, la realidad es que no existe ninguno que pueda curar la enfermedad, aunque sí controlarla. Para ello se utilizan dos tipos de medicamentos: los que se centran en aliviar el dolor y los que se utilizan para modificar los efectos de la enfermedad a largo plazo.

En el primer caso se utilizan antiinflamatorios y analgésicos. En el segundo caso, suelen utilizarse medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad. En algunos casos estos medicamentos no son totalmente eficaces en todos los pacientes, por lo que se pueden recetar varios intentando encontrar el más efectivo.

Imágenes | Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio