Compartir
Publicidad
La piscina no solo es para el verano: todos los beneficios que te aporta practicar natación (aunque sea en la piscina cubierta)
Natación

La piscina no solo es para el verano: todos los beneficios que te aporta practicar natación (aunque sea en la piscina cubierta)

Publicidad
Publicidad

El verano ha llegado a su fin y a pesar de que todavía el tiempo acompaña, la gran mayoría de piscinas han cerrado sus puertas. Pero esto no quiere decir que no se pueda nadar el resto del año. De hecho la natación es un deporte muy completo que no podemos dejar solo para el verano. Por ello nosotros en este post queremos destacar los beneficios que nos ofrece la natación aunque no sea verano.

Como ya sabemos, a nuestro alrededor tenemos infinidad de piscinas cubiertas que nos permiten seguir nadando en invierno. Esto hace que no tengamos excusa para no practicar esta actividad fuera del verano. Por ello, y para que nos animemos a practicar natación el resto del año en piscinas cubiertas, vamos a hacer un repaso por todo lo bueno que nos aportará. Pero es importante que también tengamos en cuenta algunos puntos acerca de lo que puede pasar si no lo practicamos de manera adecuada.

La natación es una actividad que podemos llevar a cabo durante todo el año. Simplemente teniendo una piscina cubierta podemos seguir disfrutando de este deporte

La natación, una buena alternativa para estar activos todo el año

Arisa Chattasa 700006 Unsplash

Para practicar la natación simplemente nos servirá con una piscina donde poder realizarlo y nuestro propio cuerpo. Muy importante tener en cuenta la técnica a la hora de nadar. Es necesario controlar la respiración al máximo para optimizar el aire que tenemos en el cuerpo y el que necesitaremos para la ejecución del ejercicio.

Siempre hemos escuchado que la natación es uno de los ejercicios más completos, ya que se trabaja el cuerpo al completo. Efectivamente así es, pero si no se hace bien puede ser lesivo para determinadas zonas como las caderas o la propia espalda. Para ello es importante que antes de nada conozcamos a la perfección la técnica para así lograr conseguir un mejor desempeño de la actividad deportiva.

Si no practicamos correctamente esta actividad, corremos el riesgo de hacernos daño a pesar de ser una de las actividades menos lesivas que existe

A pesar de todo, el riesgo se reduce enormemente si lo comparamos con otras actividades deportivas. La natación sigue siendo una de las actividades más completas y menos lesivas. Por ello es necesario que enumeremos los beneficios que nos va a aportar sin apenas darnos cuenta.

Marco Sartori 225577 Unsplash

Beneficios de nadar

Mejora considerablemente la circulación y evita enfermedades cardiacas

En primer lugar, como sucede con cualquier actividad deportiva, la natación nos activa la circulación del cuerpo. Esto nos ayudará a mejorar el riego sanguíneo y poner a trabajar nuestro sistema circulatorio. Nos ayudará a fortalecer órganos básicos como el corazón, a la vez que mejoramos el estado general de nuestras arterias y todo el sistema circulatorio.

Además de mejorar la salud cardiaca y fortalecer este órgano, evitando padecer enfermedades cardiacas, la natación activa el riego y con ello la actividad cerebral. Es una buena manera de mantenernos más ágiles y mucho más activos mentalmente hablando. Esto nos ayudará a conseguir una memoria más eficaz y fuerte.

Mejorar la circulación, fortalecer el corazón, mantener unas articulaciones jóvenes... Son algunos de los beneficios que nos aporta nadar

Un entrenamiento eficaz del tren superior e inferior del cuerpo

La natación es una actividad en la que se ve implicado todo el cuerpo. Es importante tener presente que tanto el tren superior como el inferior se activan cuando nadamos. Por ello es un deporte con el que trabajaremos todas las partes de nuestro cuerpo, consiguiendo tonificar todos los músculos de manera sencilla y sin apenas darnos cuenta.

Thought Catalog 588143 Unsplash

Articulaciones jóvenes, saludables y flexibles

Al tratarse de una actividad intensa que pone a funcionar todas las partes del cuerpo, nos ayudará a mantener las articulaciones en perfecto estado. Esto nos permitirá una mayor agilidad y potenciación de la movilidad articular. No hay que olvidar que al realizarse los movimientos en el agua el riesgo de lesión es menor, pues el impacto que tiene lugar en el agua es menor.

Por este motivo la natación es un ejercicio que nos ayudará a mantener nuestras articulaciones más fuertes y jóvenes. Es una buena manera de mantener una buena capacidad motriz, algo que en muchos casos se va perdiendo con el tiempo. Además, es una de las características que con otros deportes podemos llegar a perder si no estiramos de manera adecuada y tenemos cuidado al respecto. Con la natación conseguiremos mantenernos más flexibles y ágiles.

Aumento de la quema de calorías tanto con la actividad como en reposo

No hay que olvidar que al nadar ponemos a funcionar muchos músculos del cuerpo a la vez. A simple vista se trata de un gesto sencillo, pero el trabajo que desempeñamos de manera interna es elevado. Por este motivo la quema de calorías resultante de la práctica de este deporte es mayor que en otros.

A esto debemos sumarle el medio en el que nos estamos desenvolviendo. El agua es un entorno que no es el habitual para nosotros, que nos ofrece más resistencia que la atmósfera tradicional. Por ello al movimiento debemos sumar la resistencia que presenta el agua y que debemos sortear. Esto hará también que la quema de calorías sea más elevada que de manera habitual en cualquier otra modalidad deportiva.

La natación es una actividad que quema muchas calorías y nos ayuda a tonificar todo el organismo al completo, ya que intervienen todas las partes del cuerpo al nadar

Haley Phelps 119782 Unsplash

Un ejercicio aeróbico completo que mejorará la capacidad pulmonar y la resistencia

Ni que decir tiene que la natación es un ejercicio aeróbico donde los haya. Es cierto que para fortalecer y tonificar los músculos nos viene que ni pintado, pero el trabajo pulmonar es alto. Este hecho hace que al practicarlo poco a poco nuestra resistencia aumente a la vez que lo hace la capacidad pulmonar. Este simple hecho nos acabará haciendo más fuertes y resistentes de cara a nuestra vida cotidiana y no solo a la hora de nadar.

Alivia el dolor de articulaciones y espalda

La natación, además de fortalecer los músculos, como ya hemos comentado, nos ayudará a disminuir la tensión en determinadas partes del cuerpo, como por ejemplo la espalda. Esta disminución de la tensión lo que nos ayudará es a minimizar los dolores de espalda.

Esta disminución de los dolores de espalda se fomenta sobre todo porque al nadar nuestro cuerpo queda suspendido en un medio como el agua. Esto hace que parte de la tensión generada por la gravedad en las vértebras y músculos de la espalda desaparezca. De este modo lo que conseguimos es una espalda más relajada y saludable. Lo mismo sucede con otras partes como rodillas o caderas, al igual que la zona lumbar.

Seth Doyle 133176 Unsplash

Una de las actividades más relajante que existe y que nos ayudará a eliminar el estrés

Precisamente esa sensación de estar sobre una superficie líquida es la que hace de la natación una actividad muy relajante. Es una perfecta vía de escape para las tensiones que nos genera el día a día y que muchas veces ponen en jaque nuestra salud. Por ello es una de las mejores decisiones para combatir el estrés y sentirnos mejor.

La natación nos aporta relajación y bienestar, y por eso es una buena vía de escape para el estrés

Algunos puntos generales a tener en cuenta en relación con la natación

Una vez repasados los principales beneficios que nos aporta la natación, es necesario que tengamos en cuenta una serie de consideraciones cuando decidamos elegir esta actividad para ejercitar nuestro cuerpo y disfrutar de una salud mejor.

Pedro Araujo 734463 Unsplash

  • Para aprovechar al máximo la natación no es necesario que tengamos una técnica espectacular. Simplemente debemos sentirnos cómodos y notar que nuestro cuepro se relaja. En el momento en el que alguna de la partes la sintamos sobrecargada o tensa, significa que algo no estamos haciendo bien y podemos, por lo tanto, hacernos daño.

  • La posición de la espalda es importante. Para ello es necesario que utilicemos gafas especiales para nadar, y si fuera necesario, bloqueadores de nariz y tapones para los oídos. La finalidad de esto es que sumerjamos parte de la cabeza al desplazarnos, evitando doblar demasiado la zona cervical, y tensionando la zona.

  • Es cierto que al nadar el riesgo de lesiones es menor, pero pueden aparecer si no se hace de manera adecuada. Por ello es necesario calentar previamente antes de lanzarnos a la piscina y ponernos manos a la obra. Esto nos ayudará a acostumbrar a los músculos y articulaciones a la actividad que vamos a llevar a cabo.

  • La natación pone a trabajar todos los músculos del cuerpo, pero a pesar de todo es recomendable que también ejercitemos los músculos de la espalda, el core, los brazos y las piernas fuera del agua. De este modo mejoraremos la respuesta a la hora de ponernos a nadar y también aumentaremos el tiempo de actividad.

Imágenes | Unplash

En Vitónica | ¿Cómo se desarrollará tu hijo según el estilo de natación que practique?

En Vitónica | ¿La natación es realmente el ejercicio más completo?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio