Compartir
Publicidad
Bikram Yoga: probamos una clase de Yoga a 40 grados de temperatura, con vídeo
Entrenamiento

Bikram Yoga: probamos una clase de Yoga a 40 grados de temperatura, con vídeo

Publicidad
Publicidad

"Yo me quedo al lado de la puerta por si acaso tengo que salirme en mitad de la clase". Ese fue mi pensamiento justo antes de entrar a la clase de Bikram Yoga o Yoga a 40,6 grados de temperatura y un 40% de humedad. En contra de lo previsto, aguanté toda la clase y, además, me gustó: seguro que repetiré.

El Bikram Yoga o Hot Yoga es una variante de esta práctica cuya principal característica es que se lleva a cabo en una clase con unas condiciones de calor y humedad muy específicas con el fin de mejorar la flexibilidad, entre otros beneficios, gracias a la mayor vasodilatación por el calor. Hemos probado una clase y os explicamos cómo es y cuál ha sido nuestra experiencia. ¡Dentro vídeo!

Una clase Bikram Yoga suele durar una hora y media. En ese tiempo se realizan 26 de las 84 asanas o posturas clásicas del Hatha Yoga, el tipo de Yoga más tradicional. Además, también se realizan dos respiraciones exclusivas del Bikram Yoga, una al principio y otra al final de cada clase (la que se realiza al principio es la que podéis ver en el vídeo).

Entre los beneficios del Bikram Yoga podemos encontrar, como decíamos antes, una mayor elasticidad de los músculos debido al calor. También mejora nuestra función cardiovascular y controlamos mejor nuestra respiración (que colabora a facilitar las posturas si la hacemos correctamente).

Uno de los grandes beneficios que se atribuye al Bikram Yoga es que nos ayuda a "desintoxicarnos" gracias a todo el sudor que perdemos durante la práctica (alrededor de un litro). Se suda, eso seguro, pero actualmente sabemos que las toxinas que se eliminan a través del sudor son mínimas y que la mayor parte de él es agua y sales minerales.

El Bikram Yoga está contraindicado en el caso de tener alguna patología cardiovascular, en caso de embarazo y en adultos mayores, ya que tienen un mayor riesgo de sufrir un golpe de calor.

Mi experiencia en una clase de Bikram Yoga

Bikram-Yoga

Si os digo la verdad, no estaba nada convencida de que me fuera a gustar la experiencia: generalmente no aguanto ni dos minutos dentro de una sauna, así que estaba casi segura de que me iba a tener que salir antes de tiempo.

Lo cierto es que en los primeros minutos después de entrar en la sala sentía como si el aire me quemara al entrar por mi nariz, pero mi cuerpo tardó muy poco en acostumbrarse a esas nuevas condiciones de calor y humedad, algo que me sorprendió mucho.

Comenzamos la clase con el pranayama o respiración de Bikram Yoga (muy llamativa, yo no lo había hecho nunca y al principio no sabía muy bien qué hacer) y a partir de ahí pasamos por cada una de las 26 posturas de Bikram. Las asanas o posturas son sencillas, accesibles para todo el mundo: podemos encontrar asanas muy conocidas como el triángulo o el arco y no hay ninguna postura de inversión.

Sí se pueden notar mejoras en la flexibilidad durante la práctica del Bikram Yoga respecto a otros tipos de Yoga

Sí que noté una ligera mejora en la flexibilidad, como si fuera un poco más fácil llegar un poco más lejos en ciertas posturas gracias al calor. No te vas a convertir en Boomer, pero sí que se nota la diferencia entre el Bikram y otros tipos de Yoga en condiciones ambientales "normales".

Pasé calor, claro, pero pude realizar bien toda la clase (aunque si hubiese sido de una hora en lugar de 90 minutos, tampoco me hubiese importado). Bebí agua a pequeños sorbos en determinados momentos y sudé de lo lindo: en algunos momentos puede resultar un poco desagradable que te caiga todo el sudor por la cara, pero nada que no suceda cuando nos ejercitamos con mucho calor al aire libre en verano, por ejemplo.

Sí que noté, ese mismo día pero horas después, que estaba muy (muy) cansada: al salir de clase estás como nuevo, pero me llevé conmigo una sensación de agotamiento que me duró todo el día y las consiguientes agujetas que no tardaron en aparecer.

Recientes estudios, como ya os contamos, han declarado que los beneficios que ofrece el Bikram Yoga no difieren de los que nos pueden ofrecer otros tipos de Yoga. Siendo conscientes de esto, personalmente me gustó la clase: te hace salir de tu zona de confort y enfrentarte a condiciones nuevas. Si os estáis planteando hacer algo nuevo, no perdáis la oportunidad de probarlo.

Gracias al centro Sport Mind Club y a sus profesionales por permitirnos grabar allí.

Imágenes y vídeo | Vitónica en Youtube
En Vitónica | Practica Yoga por los aires: los beneficios del aeroyoga o yoga aéreo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio