Compartir
Publicidad

Te puedes ahorrar la sauna: las toxinas no se sudan (y una dieta detox tampoco ayuda)

Te puedes ahorrar la sauna: las toxinas no se sudan (y una dieta detox tampoco ayuda)
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Además de al fuego, al humo y a los derrumbes, los miembros del cuerpo de bomberos se enfrentan a otro peligro difícil de esquivar: el cáncer. Debido a la cantidad de productos químicos inhalados, su cuerpo se llena de "toxinas" perniciosas. Por esta razón, en Texas están trabajando en busca de soluciones como las saunas infrarrojas que les ayudarán a sudar estas sustancias. Pero este esfuerzo, probablemente, no les sirva para nada.

No se pueden sudar las "toxinas"

Vamos a permitirnos una licencia y llamaremos "toxinas" a lo que no lo son. Más adelante explicaremos por qué hacemos mal en llamarlas así. Pero, por el momento, usaremos esta palabra para englobar a una serie de sustancias potencialmente dañinas procedentes de la contaminación externa.

Entre ellas encontramos todo tipo de sustancias y partículas capaces de generar un sinfín de enfermedades y problemas: infecciones, cuadros respiratorios, o cáncer, como decíamos antes. La concentración de estos contaminantes crece enormemente en ciertos ambientes, como en un fuego.

¿Y si pudiéramos expulsar algunas de las sustancias que producen estos problemas? De hecho, lo hacemos constantemente, bien tras modificarlas para que sean menos perjudiciales, o bien tal y como "entran" en el cuerpo. Bajo este hecho muchas personas afirman que sudar es un método efectivo para eliminar las "toxinas". Y, sin embargo, los estudios apuntan a que no es así.

Sudor

Según los estudios, efectivamente en el sudor se pueden encontrar, por ejemplo, metales pesados o restos de bisfenol, una sustancia relacionada con los plásticos y el cáncer, entre otras. Pero aquí viene lo importante: según las evidencias, la cantidad de dichos productos en el sudor es nimia.

De hecho, su detección se encuentra en rangos tan pequeñas que no tiene sentido biológico decir que el sudor sirve para deshacerse de ellas. Al contrario, su excreción es mucho más efectiva a través de la orina o las heces. El hacernos sudar en una sauna podría tener otros beneficios diversos, aunque también puede tener consecuencias fatales. Y más allá de esto, existen aún más razones para decir, con rotundidad, que sudar no te ayudará a "detoxificar" el cuerpo.

Todas las premisas están mal

Llevamos décadas usando la palabra "detox" para hablar de "toxinas" y sustancias dañinas en el ámbito de la salud y el cuidado personal. Pero lo cierto es que estos dos términos son de los peores empleados y malversados. ¿Existen sustancias potencialmente dañinas procedentes del ambiente externo? Sin duda, pero no son toxinas.

Las toxinas son sustancias de origen biológico, hechas por un ser vivo, cuya finalidad es hacerle daño a otro

Las toxinas son sustancias de origen biológico, hechas por un ser vivo, cuya finalidad es hacerle daño a otro. Tus propias sustancias no se pueden considerar toxinas para ti, al igual que tampoco lo son las sustancias que no tienen su origen en un organismo y cuya intención es, precisamente, causar un daño (para defensa, por ejemplo).

Por tanto, la primera premisa que invita a detoxificarnos sudando está mal: no acumulamos toxinas. Estos productos, en realidad, suelen ser sustancias de deshecho típicas de nuestro metabolismo. Y encima nuestro cuerpo, a excepción de que padezcamos de alguna enfermedad, es extremadamente eficiente eliminando dichas sustancias.

Clostridium Esto son colonias de 'Clostridium botulinum', bacterias que producen la toxina botulina (más conocida como botox).

Es mucho más efectiva una buena dieta y hacer algo de deporte para eliminar "toxinas". Y no porque sudemos, sino porque activamos el metabolismo (incluyendo la excreción) de diversas maneras: con hormonas, gasto energético, etc. La segunda premisa, aquella que explica que sufrimos enfermedades debido a la acumulación de "toxinas", también es incorrecta.

Eliminamos las sustancias perniciosas, en realidad, cada vez que vamos al baño, por ejemplo

Aunque bien es cierto que existen patologías asociadas a estos productos perniciosos, no podemos asumir que los vamos acumulando, como si no pudiésemos eliminarlos del cuerpo y tuviéramos que "descargarlos" cada cierto tiempo. Las eliminamos, en realidad, cada vez que vamos al baño, por ejemplo, o cada vez que respiramos.

En otras ocasiones deberemos usar tratamientos específicos y que muchas veces implican otras sustancias (como agentes quelantes para los peligrosos metales pesados). Lo que nos lleva a la tercera premisa errónea, la cual ya hemos desmentido al principio del artículo.

Esta explica que se pueden eliminar estas "toxinas" mediante el sudor (u otros cientos de métodos "detox"). En concreto, con el sudor, ya hemos visto que no. ¿Existen medidas capaces de ayudarnos a eliminar sustancias de deshecho (que no toxinas) más fácilmente? Sí que las hay.

Las verdaderas medidas "detox"

La mejor manera de ayudar a ~~detoxificar~~ eliminar sustancias de deshecho es con una dieta equilibrada. Las verdaderas sustancias "detox" son aquellas que ayudan al tránsito intestinal (como la fibra o el agua), los antioxidantes naturales, que se encuentran en la fruta y la verdura principalmente, y los nutrientes necesarios para que nuestro cuerpo funcione adecuadamente.

Por el momento no existen evidencias de que las supuestas dietas detox funcionen en seres humanos, pero sí que hay numerosísimos estudios que indican que una dieta equilibrada y ejercicio ayudan al bienestar (incluso a la excreción de sustancias, como en este modelo animal). Así que merece la pena cuidar más lo que comemos y centrarnos menos en tretas con mucho marketing pero poca evidencia tras ellas.

Sudar

Hacerse un enema de café o hincharse a zumos tras un atracón no parecen buenas ideas para "limpiar" nuestro cuerpo. Sin embargo, orientar nuestra dieta con conocimiento y responsabilidad, optando por otras estrategias dietéticas, combinadas con algo de ejercicio, es mucho más efectivo.

Ya es hora de entender el significado de la palabra "detox" y no dejarnos engañar. Si queremos tener un cuerpo "más limpio", o lo que es lo mismo, más sano, lo mejor es optar por mejorar en nuestros hábitos de vida, en vez de recurrir a soluciones rápidas y sencillas. El cuerpo humano es de una complejidad sublime. Tratar de simplificar un metabolismo que es de por sí muy complejo no nos va a ayudar en nada.

Imágenes | Wikimedia, Wikimedia, Pixinio, Pxhere

También en Vitónica | El carbón activado ni purifica ni desintoxica, pero sí que pone en riesgo nuestra salud

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos