Publicidad

Estiramientos, flexibilidad y reflejo miotático: lo que tienes que saber para entender cómo funciona
Entrenamiento

Estiramientos, flexibilidad y reflejo miotático: lo que tienes que saber para entender cómo funciona

Un reflejo no es más que la reacción del cuerpo frente a un estímulo determinado. Puede ser una reacción practicada previamente o puede ser innata, como en el caso del reflejo miotático.

¿Qué es el reflejo miotático?

El reflejo miotático es la respuesta del cuerpo al estiramiento de un músculo. Cuando los husos celulares detectan el estiramiento de las fibras, envían inmediatamente un impulso a la médula espinal y como respuesta se obtiene una contracción del músculo.

Esta contracción a modo de respuesta se produce para evitar que el músculo se alargue excesivamente y esto genere daños estructurales. Dado que esta respuesta se produce en la médula y no en el cerebro, es un reflejo que ocurre de manera realmente rápida, en cuestión de uno o dos milisegundos.

Estiramientos Flexibilidad

Los músculos sinergistas también detectan el estiramiento y se contraen durante el reflejo miotático ligeramente para ayudar a prevenir los posibles daños, mientras que en los músculos antagonistas se produce una acción inhibitoria.

Un ejemplo muy claro del reflejo miotático es la respuesta que produce el cuádriceps cuando se golpean ligeramente los tendones de la rodilla con un martillo. El golpe estira el tendón, y rápidamente el cuádriceps se contrae para prevenir este estiramiento.

Conforme vayamos aumentando nuestra flexibilidad se irá reduciendo este reflejo miotático dado que el músculo entenderá que alcanzar grados altos de flexibilidad es algo normal y no necesita protegerse frente a esto.

Flexibilidad: ¿se consigue con los estiramientos?

En cierto modo sí. Aunque la flexibilidad es el rango de movimiento de una articulación determinada y esta depende de factores intrínsecos como la disposición ósea o el tamaño de los grupos musculares circundantes, entre otros, los estiramientos sí que funcionan si buscamos el aumento de la flexbilidad.

En cualquier caso, no todo consiste en ser flexible. Aunque tener una buena flexibilidad es importante ya que por ejemplo permite adoptar posturas adecuadas fácilmente y reduce la rigidez, conviene buscar un equilibrio entre fuerza y flexibilidad.

Estiramientos

Centrarse solo en una de las dos cualidades hará que le falten piezas al puzzle. Si somos flexibles podremos desarrollar fuerza adecuadamente, mientras que si nos volvemos fuertes seremos menos propensos a rompernos mientras ganamos flexibilidad.

En Vitónica | No te olvides de estirar

En Vitónica | Stretching: las tres reglas de oro de los estiramientos

Imágenes | iStock y Pixabay

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios