Estos son los músculos involucrados y beneficios de los ejercicios de Kegel para hombres
Entrenamiento

Estos son los músculos involucrados y beneficios de los ejercicios de Kegel para hombres

Los músculos del suelo pélvico son vitales para la salud genitourinaria masculina. El entrenamiento de los músculos del suelo pélvico puede resultar útil en una variedad de circunstancias clínicas: incontinencia urinaria de esfuerzo que sigue a una cirugía de próstata, vejiga hiperactiva, goteo posmiccional, disfunción eréctil, problemas de eyaculación, incluida la eyaculación precoz, y dolor pélvico.

Los músculos del suelo pélvico han sido reconocidos como una zona estructural y funcional muy importantes. Durante mucho tiempo, el entrenamiento del suelo pélvico se define como “cualquier programa de contracciones voluntarias repetidas de los músculos del suelo pélvico".

Realmente, no es un concepto nuevo, Hipócrates y Galeno ya lo describieron en la antigua Grecia y Roma, donde se realizaba en los baños y gimnasios. Se pensaba que fortalecer esos músculos promovía la salud general y sexual, la espiritualidad y la longevidad.

Usos de los ejercicios de Kegel

Arnold Kegel popularizó los ejercicios de los músculos del suelo pélvico para mejorar la salud sexual y urinaria después del parto. Además, Kegel empleó el principio de restauración funcional de un grupo segregado de músculos, consolidado en ortopedia, cirugía neuromuscular, plástica y medicina física y rehabilitación.

Además, Kegel reconoció que para corregir la falta de fuerza vaginal, uretral y rectal por la cirugía, podría facilitarse mediante el entrenamiento de los músculos del suelo pélvico preoperatorio y posoperatorio para mejorar el tono y la función de los músculos perineales.

Los hombres tienen músculos similares a los de las mujeres y una capacidad equivalente para ejercer fuerza con ellos, con el potencial de beneficios paralelos para la salud urinaria y sexual. Sin embargo, la mayoría de los hombres no están familiarizados con este tipo de ejercicios.

Istockphoto 696328742 612x612

Músculos que intervienen en el suelo pélvico

Los músculos del suelo pélvico, como todos los músculos esqueléticos, están sujetos a la adaptación. Estos músculos tienen, entre sus fibras musculares, un 70% de contracción lenta o tipo I (fibras resistentes a la fatiga que mantienen el tono estático) y el 30% son de contracción rápida o de tipo II (fibras propensas a la fatiga).

Aun así, puede ocurrir una disminución en la proporción de fibras de contracción rápida con el envejecimiento, la inactividad y el daño de la inervación nerviosa.

El ejercicio aplicado puede mejorar la fuerza, el tono y la capacidad de respuesta de estos músculos, ya que aumentan su fuerza en relación directa con las demandas, por lo que los ejercicios de kegel son excelentes para los problemas que vamos a comentar a continuación.

Los músculos del suelo pélvico se pueden diferenciar en profundos o músculos elevador del ano, que está compuesto por los músculos pubococcígeo, iliococcígeo y puborrectal. Estos músculos, junto con los esfínteres uretral y anal, juegan un papel importante en la continencia urinaria e intestinal.

Por otro lado, tenemos los superficiales, que son el bulbocavernoso, isquiocavernoso y transverso perineal, que funcionan para mantener la rigidez eréctil y la expulsión del contenido de la uretra.

Beneficios de los ejercicios de kegel en hombres

Incontinencia urinaria

La incontinencia es provocada por actividades que incluyen estornudar, toser, agacharse, levantar objetos, ejercitarse y cambiar de posición. Lo más común suele ser después de una prostatectomía o tras una cirugía realizada por afecciones prostáticas benignas.

Numerosos estudios han demostrado el beneficio del entrenamiento de los músculos del suelo pélvico con ejercicios de kegel tras una posprostatectomía para facilitar el retorno de la continencia urinaria.

Disfunción erectil

El Estudio de Envejecimiento Masculino de Massachusetts mostró que la disfunción eréctil está presente en aproximadamente el 40% de los hombres a la edad de 40 años con un aumento en la prevalencia de aproximadamente el 10% por cada década a partir de ese momento.

Muchos autores han observado un declive en todos los aspectos de la sexualidad en el varón que envejece, con la excepción de la lívido.

Aunque hay muchas causas potenciales de la disfunción eréctil, el denominador común es un flujo sanguíneo insuficiente para llenar los cuerpos o, alternativamente, un flujo sanguíneo arterial suficiente pero un atrapamiento venoso deficiente.

Los músculos bulbocavernoso e isquiocavernoso son de particular importancia durante el proceso de erección. Estos músculos se contraen durante las erecciones del pene, y sus contracciones ayudan a prevenir el éxodo de sangre del pene, mejorando la rigidez del pene.

m

Vejiga hiperactiva

La vejiga hiperactiva es la presencia de polaquiuria y nicturia con o sin incontinencia, en ausencia de una infección del tracto urinario u otra patología. Aunque a menudo ocurre sin provocación, puede desencadenarse por cambios de posición, exposición al agua corriente, acercarse a un baño y colocar la llave en la puerta.

Durante el almacenamiento de orina, el músculo detrusor se relaja y los esfínteres se activan. Durante el vaciado, el músculo detrusor se contrae y los músculos del esfínter se relajan sincrónicamente.

Esta relación “antagonista” entre el detrusor y los músculos del suelo pélvico se puede aprovechar haciendo que los pacientes reconozcan estas contracciones y respondan utilizando contrayendo sus esfínteres para inhibirlo.

Goteo post miccional

El goteo post miccional ocurre inmediatamente o poco después de orinar, cuando la orina que permanece acumulada en la uretra gotea, ayudada por la gravedad y el movimiento.

Esto es más molesto que grave, y aunque ocurre más comúnmente después de los 40 años, puede ocurrirle a hombres de cualquier edad.

Las contracciones de los músculos del suelo pélvico son el mecanismo natural del cuerpo para facilitar la expulsión del contenido uretral. Cuando se contrae, el músculo bulbocavernoso, el “separador” uretral del cuerpo, comprime la uretra bulbar, desplazando la orina en dirección distal para vaciarla.

En Vitónica | Cómo el deporte afecta a nuestro suelo pélvico, ya seamos hombres o mujeres, y qué podemos hacer para fortalecerlo

En Vitónica | ¿Qué son y cómo se hacen los ejercicios de Kegel?

Imágenes | iStock

Temas
Comentarios cerrados
Inicio