Publicidad

¿Nos ayuda a quemar más grasa? ¿Mejora el rendimiento? Todo lo que tienes que saber sobre entrenar con frío
Entrenamiento

¿Nos ayuda a quemar más grasa? ¿Mejora el rendimiento? Todo lo que tienes que saber sobre entrenar con frío

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Podría parecer que en el deporte, el ejercicio y la actividad física ya está todo escrito y queda poco espacio en el que innovar. Sin embargo, cada cierto tiempo conocemos nuevas interpretaciones de entrenamientos ya conocidos o innovaciones llamativas en actividades físicas más tradicionales, como ocurre con la nueva moda de Yoga con animales de la que ya os hemos hablado.

Y es que el deporte y la actividad física también debe ser atractiva, de manera que nos interese y decidamos ponerla en práctica. Entre estas innovaciones de los últimos tiempo, ha llegado con fuerza la tendencia a entrenar con frío. No solo al aire libre un invierno, sino también en salas acondicionadas. Pero, como en todos estos casos, la pregunta es sí además de innovador y llamativo, nos ayuda realmente a mejorar nuestro rendimiento o a quemar más grasa que un entrenamiento normal.

El entrenamiento con frío y la quema de calorías

Istock 536220225

Cuando hablamos de entrenamientos con frío, no solo nos referimos a entrenar en invierno al aire libre, sino a prácticas en las que se buscan a propósito entornos o salas que mantengan una temperatura fría. Así, algunos gimnasios y centros deportivos ofrecen ya la posibilidad de realizar ciertos entrenamientos en salas que se encuentran a unos 10 grados centígrados de temperatura aproximadamente.

Uno de los motivos que se aducen para realizar ese tipo de actividades es que podrían ayudar a acelerar el metabolismo, de manera que nos permitieran quemar más calorías que un entrenamiento normal. Sin embargo, ¿existen evidencias de que realmente sea así?

Algunas investigaciones podrían indicar que sí. Así, los investigadores Sidossis y Kijamura señalan en sus estudios que el hecho de entrenar en ambientes más fríos podría facilitar que la grasa blanca se convirtiera en grasa parda. Esto significaría que la grasa pasaría de estar acumulada en forma de lípidos a estar más disponible para quemarse y protegernos del frío.

Pero no solo eso, sino que también podría favorecer, efectivamente, la mejora del metabolismo. Gracias a ello, permitiría que quemáramos más calorías no solo durante el entrenamiento, sino también en reposo.

El rendimiento puede verse afectado

Istock 495562238

No solo nuestros niveles de grasa y la quema de calorías podrían verse afectadas, sino que el entrenamiento en frío o con frío puede afectar a nuestro rendimiento y bienestar. Sin embargo, no está claro si para bien o para mal.

Y es que, investigaciones realizadas por autores como Huttunen y Kokko encuentran que la realización de actividades físicas y entrenamientos en frío podrían hacernos sentir menos fatiga, reducir los niveles de tensión que sentimos y, en general, mejorar nuestra sensación de bienestar general.

Con la presencia de frío nuestros músculos se contraen, encontrándose más rígidos y más duros, aumentándose el riesgo de lesión.

Sin embargo, no todos son beneficios y nuestro rendimiento podría no agradecer tanto el frío. Debemos tener en cuenta que, entre otras cosas, con la presencia de frío nuestros músculos se contraen, encontrándose más rígidos y más duros. Esto puede provocar que exista mayor riesgo de sobrecarga y, por tanto, de lesión.

Por supuesto, ante una situación de frío, la primera finalidad de nuestro cuerpo es mantener el calor corporal y para ello se ponen en marcha diferentes mecanismos de mantenimiento. Entre otras cosas, los esfuerzos se centran en mantener los órganos vitales en una temperatura adecuada. Por ello, aumentará el gasto de energía y se reducirá el rendimiento muscular de manera que los esfuerzos se centren en los órganos.

Si vamos a realizar un entrenamiento en frío tendremos que seguir un plan de alimentación concreto y diferente. En este caso necesitaremos asegurarnos de aportar a nuestro cuerpo más energía de la habitual, de manera que tenga una fuente estable y constante que permita mantener el calor del cuerpo sin afectar a su funcionabilidad.

Por otro lado, encontramos otros problema como los de respiración. Así, nuestro rendimiento puede verse afectado también por la aparición de mayores problemas para respirar. Y es que, algunas investigaciones han encontrado que a la hora de entrenar en frío aumenta el riesgo que tenemos de que se den problemas respiratorios.

Ante esto, las personas que padezcan enfermedades respiratorias previas, deberán consultar a sus médicos antes de plantearnos realizar ejercicio en físico. Además, para todos aquellos que quieran entrenar en frío, es importante que nos eduquemos bien, conozcamos todos los riesgos y sepamos cómo protegernos. No solo mediante la alimentación, sino también abrigándonos adecuadamente y calentando bien.

En Vitónica | Así afecta el frío a nuestro rendimiento deportivo

En Vitónica | La importancia de practicar deporte en invierno

Imágenes |iStock

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios