Compartir
Publicidad

Fibras de contracción rápida y lenta

Fibras de contracción rápida y lenta
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A todos nos ha pasado que en una disciplina deportiva, por mucho que entrenemos, puede que encontremos a alguien que con menos esfuerzo nos supere en determinadas acciones, como carreras de fondo, velocidad… sin que encontremos razón aparente. Tranquilos, esto tiene una explicación científica y ocurre por nuestra constitución fisica. Todos tenemos unas características de orden biológico que nos predisponen genéticamente para tener mayor o menor rendimiento en según que actividades según estas sean más centradas en la resistencia o en el trabajo inmediato de fuerza y potencia.

Para poder determinar que en que actividad se tendrá mayores posibilidades de convertirse en un gran talento, debemos estudiar las diferencias entre los distintos tipos de fibras musculares. Existen dos tipos de fibras:

  • Fibras de contracción lenta , rojas u oxidativas: estas fibras son largas y pálidas, este color se debe a que las fibras de contracción lenta tienen un alto contenido de mioglobina (hemoglobina), estas fibras tienden a ser mas abundantes en los músculos de responsables de actividades de baja tensión pero gran continuidad (fondo), en contraposición tenemos
  • Fibras de contracción rápida, blancas o glucolítcas: predominan en el músculo utilizado cuando se necesita desarrollar grandes fuerzas, son fibras como su nombre lo indica de contracciones rápidas, potentes y de rápida fatiga, predominan en los atletas que compiten en actividades de fuerza velocidad y corta duración

Si bien es cierto que ambas fibras se utilizan en todas las disciplinas deportivas, un atleta de fondo puede llegar a alcanzar un porcentaje de fibras de contracción lenta de hasta un 82 % frente al 70 % de fibras blancas con las que pueden contar los velocistas.

Según estudios de investigación llegamos a la conclusión que las fibras de contracción rápida experimentan un fatiga mayor que las fibras de contracción lenta.

Aquí va un resumen claro de las diferencias entre ambas fibras:

Contracción Rápida

  • Una baja capacidad aerobia
  • Una alta capacidad glucolítica (ácido láctico)
  • Una baja densidad capilar
  • Una gran fuerza de contracción
  • Una alta fatigabilidad
  • Una gran distribución en los atletas que no se dedican a pruebas de resistencia

Contracción lenta:

  • Una alta capacidad aeróbica
  • Una baja capacidad glucolítica (ácido láctico)
  • Una alta densidad capilar
  • Una pequeña fuerza de contracción
  • Una baja fatigabilidad
  • Una gran distribución en los atletas que se dedican a actividades de resistencia

En futuros post en Vitónica, indicaremos que tipo de ejercicios son más correctos para trabajar según qué fibras y os ayudaremos a incrementar vuestros recursos fibrilares.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos