Compartir
Publicidad
Publicidad

El aceite de coco, un alimento controvertido

El aceite de coco, un alimento controvertido
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El aceite de coco, así como el fruto que le da origen, ha reunido opiniones diferentes y enfrentadas respecto a los efectos de sus nutrientes sobre la salud humana.

Por un lado, al ser un alimento rico en grasas saturadas ha sido bombardeado negativamente. Pero en el otro extremo se encuentran aquellos que señalan que el aceite de coco es un excelente protector ante las enfermedades inmunes y además, activa el metabolismo, lo cual se promociona como beneficioso al momento de intentar perder peso.

Para poder descubrir sus verdaderas influencias en el cuerpo humano describiremos sus nutrientes y su acción en el metabolismo.

Los nutrientes principales del aceite de coco son los ácidos grasos saturados, los cuales representan un 90% del producto. Entre estos ácidos saturados encontramos ácido láurico, caprílico, palmítico, esteárico y otros.

Algunos de ellos, como el caprílico tiene propiedades antibacterianas y antifunguicidas, lo cual se utiliza mucho en la industria alimentaria para preservar los alimentos, pero que en nuestro cuerpo puede prevenir enfermedades bacterianas o provocadas por ciertos hongos.

Entre otros de los nutrientes que posee, se encuentran los triglicéridos de cadena media, lo cuales se absroeben directamente por el organismo sin requerir pasos previos para transformarse en energía.

Dichas grasas se utilizan mucho en suplementos deportivos debido a que su rápida utiización como fuente de energía, permite ahorrar glucógeno muscular y así, sentir menos fatiga ante el ejercicio físico intenso.

Sin embargo, estos ácidos grasos no son esenciales y su aporte calórico es considerable, por lo que se debe tener precaución en su ingesta ya que no estamos dando al cuerpo nada que sea indispensable para el mismo. Es decir, sólo estamos aportando calorías en forma de grasa de fácil asimilación.

Esta característica de proporcionar energía de rápida disponibilidad es la que popularmente se considera responsable de generar un incremento en el metabolismo y por eso, se atribuye al aceite de coco la capacidad de favorecer la pérdida de peso.

Pero si analizamos un poco nos daremos cuenta que poseer energía rápidamente sólo puede ayudarnos si la utilizamos, y además, quedarán sin utilizarse el resto de las grasas almacenadas en nuestro organismo. En este caso, no tendría lugar un descenso de grasa corporal y por lo tanto, es probable que el peso no se modifique.

No obstante, el aceite de coco puede ser de gran ayuda para las personas con dificultades intestinales en la absorción de grasas y debemos aclarar que sus características nutricionales no son nocivas para el organismo, pues todos ingerimos a diario grasas saturadas.

Lo que sí debemos tener presente es que el aceite de coco, como otros, no puede consumirse en exceso sino que al momento de incorporarlo lo tendremos que considerar como una fuente de grasa y limitar su ingesta a no más de 3 cucharadas por día.

En conclusión, sus propiedades para perder peso no tienen evidencias contundentes que permitan confirmarlas, pero sus grasas no son "malas" para la salud a pesar de no poseer grasas saludables como la mayoría de los aceites vegetales.

Todos ingerimos grasas saturadas mediante otros alimentos como las carnes, las galletitas, la leche entera, los quesos o demás. Por ello, el aceite de coco es un alimento más, rico en grasas, que debe consumirse con moderación.

Eso sí, no nos dejemos engañar por las promociones sin fundamento científico que buscan enaltecer o desprestigiar a ciertos alimentos. Siempre es importante informarnos primero para poder nutrirnos con sabiduría después.

En Vitónica | Grasas saludables para que nuestro organismo funcione correctamente En Vitónica | Alimentos a evitar si tienes el colesterol alto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos