Compartir
Publicidad

Diástasis abdominal: ¿por qué se produce y cómo se soluciona?

Diástasis abdominal: ¿por qué se produce y cómo se soluciona?
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La diástasis abdominal, también conocida como diástasis de rectos, es una condición anatómica en la que los lados derecho e izquierdo del recto del abdomen (el músculo más externo del abdomen, el que marca el six-pack, para que lo podamos localizar fácilmente) sufren una separación en el centro debido al debilitamiento de la línea alba.

La línea alba, formada por tejido conectivo (es de color blanquecino, por eso se le llama "línea alba") tiene la capacidad de estirarse para poder llevar a cabo los movimientos y en momentos especiales como el embarazo, pero no puede hacerlo como lo hacen otros músculos (el tejido no es el mismo). En algunos casos llega a un punto en que las dos partes del recto abdominal quedan separadas entre sí (con o sin rotura de tejido), dando lugar a la diástasis abdominal.

¿Por qué se produce?

Diastasis

Las situaciones por las que se produce la diástasis abdominal son varias: por un lado se encuentran los factores congénitos, aunque son el caso menos numeroso; por otro encontramos casos de diástasis abdominal debido al envejecimiento y mayor debilidad de las estructuras, debido a un aumento muy grande de peso y volumen y, sobre todo, debido al embarazo.

Aproximadamente dos tercios de las mujeres embarazadas sufren una diástasis abdominal durante el tercer trimestre del embarazo: esto es muy lógico si pensamos en el aumento de volumen que sufren a la altura del abdomen. Además, durante el embarazo aumenta la presencia de hormona relaxina que inhibe la formación de colágeno, algo que puede dar lugar al debilitamiento del tejido conectivo.

¿Cómo se soluciona?

Si creemos que sufrimos una diástasis abdominal el primer paso es acudir a un profesional médico que pueda realizar un diagnóstico y darnos un tratamiento a seguir. En muchos casos la diástasis es visible a simple vista y se puede identificar al tacto (se nota perfectamente un hueco entre los dos lados del recto abdominal; en diástasis grandes incluso se pueden introducir los dedos).

Si la diástasis solamente se ha dado por la excesiva distensión de la línea alba generalmente se puede "cerrar" a través del ejercicio físico guiado por un profesional. Si las fibras de la línea alba se han roto lo más habitual es acudir a la cirugía para cerrarlas, ya que podemos estar en riesgo de sufrir una hernia abdominal.

En el caso de que las fibras no estén rotas, el fisioterapeuta será el encargado de la rehabilitación y es muy posible que opte por los abdominales hipopresivos para la recuperación, con los que no se genera presión a nivel del abdomen. También los abdominales isométricos, como la plancha y sus variaciones, y la práctica de la respiración abdominal y el método Tupler (contracciones rítmicas y parciales del transverso del abdomen) son buenos compañeros para la rehabilitación tras la diástasis.

Imagen | iStock y Kaufman and Clark Plastic Surgery
En Vitónica | Cómo localizar y activar el transverso del abdomen

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio