Publicidad

Disfruta de la nieve de forma segura

Disfruta de la nieve de forma segura
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Comienza la temporada de nieve y no está de más recordar algunas ideas para evitar disgustos. Los principales factores que aumentan el riesgo de los deportes de nieve son la velocidad, la ausencia de mecanismos de frenado instantáneos, el alto número de deportistas que se concentran en momentos concretos en las pistas y la diferencia técnica de éstos (desde la inexperiencia total a los veteranos).

Los consejos que vamos a dar son, sobre todo, para el grupo de aficionados de temporada que aprovechan para desarrollar este deporte durante una semana en vacaciones y algún día suelto de fin de semana. En este marco se añaden circunstancias a las ya mencionadas relacionadas con la falta de entrenamiento previo específico para el deporte.

Las ganas de aprovechar los cinco días de esquí o snow seguidos de la semana contratada (con la acumulación de fatiga que conlleva) o la utilización de las pistas a primera y última hora para sacar más rendimiento al bono del día (con el hielo de primera hora y la nieve machacada de última) también pueden favorecer que nos arriesguemos más de lo debido.

Lo primero que hay que aceptar desde que nos planteamos un/unos días de nieve, es que la temporada es larga y no merece la pena tratar de exprimirla de golpe porque igual la tenemos que acortar a la fuerza por una lesión (no es por ponernos es lo peor, es por prevenir):

  • Se trata de un deporte diferente de cualquier actividad que hagamos normalmente, así que tomémoslo con calma.
  • Antes de empezar a hacer una bajada hay que calentar sin apresurarse: flexionar las piernas, tonificar la musculatura, estirar (aunque sea un poco difícil con las botas, se puede hacer), hacer unos suaves saltos sobre el terreno o andar un poco por la nieve.
  • Las primeras bajadas, sencillitas. No hace falta subir a un telesilla, mucho menos si no conocemos las pistas, porque la única salida de éstas es hacia abajo y quizá no estemos todavía preparados.
  • Ojo con empezar a esquiar nada más abrir las pistas, la nieve puede estar muy dura y alternarse zonas de hielo si están en zonas de sombras.
  • Si os acabais de decantar por el snow board, sabed que las caídas al principio son continuas, quizá no tanto por necesidad sino como reacción de defensa del deportista con poca experiencia que ve como alternativa tirarse a la nieve cuando coge un poco de velocidad.

Las lesiones más comunes son las contusiones o golpes, las lesiones de ligamentos en la rodilla, las fracturas de muñeca y las heridas en la cabeza y/o cara. En ocasiones también hay algún aficionado despistado que sufre quemaduras en la piel y agresión ocular por la intensidad lumínica por no llevar la protección mínima de crema y grafas (esto, afortunadamente, cada vez menos).

Y nada más. No creo que el esquí o el snow sean deportes peligrosos, sino que a veces nos confiamos, así que el mejor antídoto: el setido común.

En Vitónica | El decálogo del buen esquiador En Vitónica | Equipamiento básico del esquiador En Vitónica | Ligero como una pluma

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir