Compartir
Publicidad

Posturas forzadas para aparentar estar más fuertes, todo un riesgo

Posturas forzadas para aparentar estar más fuertes, todo un riesgo
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La obsesión por aumentar el volumen de los músculos y aparentar estar muy fuerte lleva a muchas personas a realizar acciones que distan mucho de ser naturales y mucho menos saludables a nivel postural. Este es el caso de aquellas personas que adoptan por norma una postura forzada según la cual consideran que dan una apariencia de más masa muscular en algunas partes del cuerpo, sobre todo en la zona pectoral y dorsal. Por ello en Vitónica queremos ver el efecto que tiene para nosotros adoptar estas posturas por norma.

Para muchas personas aparentar estar más fuerte de lo que realmente están es muy importante, y por ello toma como norma una serie de vicios posturales con el fin de lograr esto. A simple vista parece una cosa sencilla, pero hacerlo por norma puede ser algo que nos pase factura con el paso del tiempo. Una de las principales veces en las que hacemos esto es cuando queremos aparentar tener más pecho. Las personas que quieren conseguir esto normalmente suelen obligarse a sacar pecho echando los hombros hacia atrás y arqueando mucho la espalda a la altura de los lumbares.

Como vemos, este gesto para aparentar tener más pecho no es nada natural, ya que estaremos obligando a la columna a adoptar una forma que no es la habitual, además, todo el esternón lo elevaremos para parecer tener más pecho, cuando realmente no es así. Esta postura para muchas personas es un habitual que con el paso del tiempo puede traer una serie de riesgos, y es que estamos descargando un montón de tensión en la parte lumbar derivada de la fuerza que realizaremos al elevar el pecho hacia arriba.

Otra postura que muchas personas suelen adoptar para aparentar más volumen muscular es echar los hombros hacia delante y separar ligeramente los brazos de los laterales para aparentar tener mucha más espalda. Esta es quizá la postura más adoptada por muchos de los que asistimos al gimnasio, lo que no la convierte en algo bueno para el cuerpo, ya que el mero hecho de adelantar los hombros y forzar la parte dorsal lo que hace es concentrar la tensión en la parte cervical, haciendo que los tendones del cuello y el trapecio se sobrecarguen, y pudiendo derivar en lesiones. Junto a esto mantener esta postura durante mucho tiempo puede hacer que se produzcan diversas contracturas en la parte de la espalda a causa de toda la tensión que se acumula en ella.

Por ello es importante que seamos naturales y respetemos la postura de nuestro cuerpo. Eso sí, al entrenar hay que mantener un cierto equilibrio entre todas las partes del cuerpo para evitar esto, los desajustes posturales que pueden pasarnos factura.

Imagen | Julia DeFoor

En Vitonica | Puntos a tener en cuenta para evitar los dolores de cuello En Vitonica | Algunos consejos para evitar las lesiones de espalda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio