Compartir
Publicidad

El mal uso de las máquinas cardiovasculares

El mal uso de las máquinas cardiovasculares
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Lo primero que se debe de pensar al subirse a una máquina cardiovascular es: ¿qué intensidad voy a poner? De nada sirve poner una gran intensidad si luego hacemos mal el gesto o a los diez minutos estamos tan reventados que no nos podemos ni mover.

Otro asunto es el de ajustar la máquina a nuestras necesidades. Ya sea una bici estática, una máquina de remo, elíptica, etc. siempre hay que ajustarla a nuestras medidas. Si no sabes cómo, para ello están los monitores, que seguro pondrán la máquina a punto para ti.

En las máquinas aeróbicas, como su nombre indica, el aire va a ser muy importante, aire que tendrá dificultad para entrar en nuestros pulmones si tenemos una posición encorvada. Es por esto que la correcta alineación de la columna también cobra importancia al hacer este tipo de ejercicios.

En las cintas sin fin o máquinas para correr no pienses que las agarraderas están ahí para utilizarlas durante la práctica, son sólo para ayudarnos en el inicio y fin del ejercicio. El agarrarse a algo mientras caminas no es un gesto muy natural, con lo que entorpece la marcha y hace el ejercicio menos completo, porque estamos excluyendo el miembro superior de la práctica, y esto son menos calorías gastadas y menos músculos trabajados.

Lo mismo pasa en las máquinas elípticas, el agarre que moviliza el miembro superior es el adecuado, el otro en cambio deja los brazos parados y limita el trabajo aeróbico.

De poco sirve hacer 5 minutos de aeróbico y luego marcharnos del gimnasio, recordemos que el ejercicio aeróbico es de larga duración y baja intensidad, y que las grasas comienzan a quemarse de forma efectiva a partir de los 30 minutos de ejercicio. Si te cansas siempre de la misma máquina, ve variando y prueba cada día una o en el mismo día cambia cada 10 minutos de máquina.

Los expertos no aconsejan leer mientras se realiza ejercicio aeróbico, porque esto distrae la concentración y se hace mal el gesto, no se controla la intensidad y nos perdemos las sensaciones que nuestro cuerpo tiene haciendo la práctica.

Vía | Salud Latino En Vitónica | Consejos para correr en la cinta del gimnasio En Vitónica | 4-5-6-6-5-4 Plan

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos