Compartir
Publicidad

Cosas en las que fijarnos cuando contratamos un entrenador personal

Cosas en las que fijarnos cuando contratamos un entrenador personal
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En infinidad de ocasiones hemos hablado de los beneficios que nos puede traer echar mano de un entrenador personal para mejorar notablemente los resultados de los entrenamientos. Cada vez son más los centros deportivos que ofrecen este servicio, y más las personas que recurren a sus servicios. Por ello en este post queremos destacar los principales puntos en los que nos tenemos que fijar a la hora de contratar los servicios de un buen entrenador personal. Entrenadores hay muchos, pero realmente pocos buenos, ya que muchas veces los entrenamientos son muy generales y no se suelen centrar nada en la persona a la que se está entrenando, ya que cada entrenamiento tiene que estar adaptado a la persona a la que se va a entrenar. Además de esta personalización tienen que existir una serie de puntos que un entrenador personal debe tener.

El entrenamiento debe ser personalizado

Ante todo, como decíamos antes, el entrenamiento debe ser personalizado. Por ello, un buen entrenador personal nos tiene que realizar un estudio personal previo que determine nuestro estilo de vida, la actividad que hacemos a diario, nuestra ocupación, la dieta y demás puntos sobre nosotros que nos ayudarán a mejorar en los resultados que queremos conseguir. Además, no estará de más que nos realice una serie de pruebas físicas para comprobar nuestro estado de forma para adaptar el entrenamiento a esas características.

Una persona constante y exigente

Un entrenador personal debe ser ante todo una persona constante y exigente. Pero la mejor forma de hacerlo es mediante una motivación correcta a sus entrenados, ya que de este modo mantendrá nuestro interés. Nunca debe ceder a nuestros deseos y siempre debe ir más allá e intentar que nosotros cumplamos con la rutina establecida para así conseguir los mejores resultados. Si nuestro entrenador nos descuida y no está con nosotros en todo momento, ayudándonos y motivándonos, de nada nos servirá.

Debe explicar los motivos del entrenamiento

Es importante que el entrenador dedique siempre unos minutos a explicarnos la rutina y los motivos por los que vamos a realizar esa y no otra. Esto es fundamental para que nos concienciemos de la parte del cuerpo que estamos trabajando y sobre todo nos vendrá muy bien para concentrarnos en la parte trabajada. Además, si acompaña estas explicaciones con demostraciones previas nos será de mayor ayuda y aportará mucho más valor a sus enseñanzas.

Istock 000016087903 Small

Ser cercano y un apoyo para nosotros

A pesar de ser estricto y técnico, no hay que olvidar que el entrenador debe ser un apoyo y nosotros lo debemos percibir de este modo. Por ello un buen entrenador personal debe conseguir esto por nuestra parte para así hacer que las rutinas de entrenamiento sean más llevaderas y que nos cueste mucho menos asistir a ellas con una mejor actitud.

Asesoramiento nutricional y control

Si a esto le sumamos que nos realice un asesoramiento nutricional que controle lo que ingerimos a diario o nos de consejos de cómo hacerlo mejor, conseguiremos un asesoramiento completo que convertirá a ese entrenador personal en el aliado adecuado para nosotros. Por ello es importante que nos demos cuenta de estos puntos a la hora de saber elegir o descartar entrenadores para conseguir nuestros objetivos.

Imagen | IstockPhoto Imagen 2| IstockPhoto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio