Publicidad

El uso del agarre invertido para mejorar los resultados

El uso del agarre invertido para mejorar los resultados
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

En Vitónica hemos hablado en infinidad de ocasiones del estancamiento en los entrenamientos y de la importancia de variar las rutinas. Casi siempre lo que hacemos es cambiar los ejercicios, pero también podemos hacerlo cambiando el agarre. En este post queremos detenernos en las diferentes posibilidades que nos dará entrenar con el agarre invertido.

Es cierto que para muchos el agarre invertido representa todo un reto, ya que realizar un mismo ejercicio es mucho más costoso que hacerlo de la manera habitual. Esto sucede debido a que el agarre convencional se ajusta más al movimiento habitual, al que estamos acostumbrados y en el que intervienen los músculos de siempre, mientras que con el agarre invertido tocamos otras partes musculares que tienen menos actividad.

Una manera diferente de entrenar

Ante todo es importante que tengamos presente que con los agarres invertidos lo que haremos será trabajar eso, las partes que casi nunca tocamos de manera convencional. Normalmente suelen ser los músculos más internos que no suelen intervenir en los movimientos más convencionales. Esto lo que nos permitirá es conseguir una mayor armonía y evitar desequilibrios en las partes trabajadas.

Podemos utilizar los agarres invertidos en la mayoría de ejercicios en los que utilizamos un agarre convencional. Bien sea en polea, con mancuernas o en máquinas, simplemente bastará con cambiar la posición de las manos y seguramente la trayectoria del movimiento, pues es muchos casos suele ser al revés de lo que estamos acostumbrados.

Ejercicios en los que podemos usar el agarre invertido

Algunos de los ejercicios es los que utilizaremos el agarre invertido son los curl de bíceps, las extensiones de tríceps también es otro ejercicio que podemos realizar de este modo. El remo con polea para la parte dorsal, los jalones también se pueden realizar con el agarre invertido en cualquiera de las modalidades que llevemos a cabo. En estos casos el desarrollo del ejercicio es el mismo, lo único que cambia es la manera de agarrar la carga.

La carga a utilizar

Otro punto a tener en cuenta es la carga, ya que seguramente no levantemos lo mismo con el agarre invertido que con el convencional. Por ello, y con el fin de ejecutar perfectamente el ejercicio os recomendamos el uso de cargas más ligeras para comenzar. Si vemos que podemos con ellas sin problema, y que no oponen mucha resistencia, lo mejor es aumentar la carga para adaptarnos a nuestro estado y control del ejercicio, pues no debemos descuidar esto en ningún momento.

Imagen | ThinkStock Imagen 2 | ThinkStock

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir