Compartir
Publicidad
Publicidad

Entrenar sin perder peso (I)

Entrenar sin perder peso (I)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A petición de uno de nuestros lectores hemos decido tratar un tema bastante interesante como es la pérdida de peso involuntaria debido al entrenamiento. Como ya hemos comentado en otros artículos, para provocar una pérdida de peso hay que provocar un desajuste o desequilibrio entre los procesos anabólicos y los catabólicos. Durante ejercicios intensos o de muy larga duración las vías energéticas disponibles (glucolítica y lipolítica) se agotan o no son capaces de rendir la cantidad de energía que se solicita.

Llegados a este punto, se activa la última vía energética disponible, la degradación de la proteína intramuscular. Esta vía desencadena un proceso catabólico intenso que degenera la fibra muscular como medio de obtención de energía, produciendo al mismo tiempo enormes cantidades de material de desecho y radicales libres. La mayor parte son componentes nitrogenados que se eliminan mediante la orina, otorgándole un intenso color amarillento bastante característico.

¿Cómo podemos evitar estos procesos? ¿Cómo entrenar duro sin perder peso?

La base para conseguir nuestro objetivo estará en distinguir entre el entrenamiento funcional y el entrenamiento biológico. El entrenamiento funcional es lo que todos conocemos por entrenamiento y, aunque es muy importante, no debemos pensar que es lo único. En el caso que nos ocupa, debemos tener siempre en mente uno de los principios fundamentales del entrenamiento: "El principio de adecuación de la carga". Este principio dice que toda carga soportada en un entrenamiento debe permanecer dentro de unos límites mínimo y máximo. Su no alcanza el límite inferior, el estímulo no será suficiente para provocar una adaptación y, por tanto, una mejora. Si por el contrario supera el límite superior, el estímulo provocará un desgaste excesivo de las reservas y puede provocar el sobreentrenamiento (overtraining) o una lesión. Ambos casos serían fatales en nuestra progresión.

El entrenamiento biológico es igual de importante o más que el anterior y se basa en una buena alternancia entre descanso y alimentación. Una alimentación adecuada y equilibrada en consonancia con nuestro nivel de entrenamiento y nuestra disciplina deportiva nos proporcionará más energía de la que podemos necesitar en el entrenamiento y, en consecuencia, evitará la pérdida de peso. Igual de importante son los periodos de descanso, sin referirnos exclusivamente a los periodo de sueño y vigilia. La adecuada planificación de las cargas es fundamental para no entrar en sobreentrenamiento o provocar un desgaste contínuo y excesivo de nuestros recursos.

Esperamos que esta información os ayude y estad bien atentos a Vitónica que pronto publicaremos un número en relación al sobreenternamiento.

En Vitónica | Calcula tu índice de masa corporal (IMC)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos