Compartir
Publicidad

Giros rusos para trabajar el abdomen de otra manera

1 Comentarios
Publicidad

La fortaleza abdominal es esencial a la hora de afrontar otros ejercicios de cualquier rutina de entrenamiento. Es necesario que el abdomen sea fuerte, sobre todo a la hora de estabilizar el cuerpo. Por ello en este post vamos a presentar un ejercicio que nos servirá para trabajar los músculos del core. Se trata de los giros rusos.

A la hora de trabajar los abdominales podemos salirnos de vez en cuando de las rutinas encorsetadas que lo único que hacen es repetir una y otra vez series sin fin. En este caso vamos a proponer la realización de un ejercicio en el que participarán todos los estabilizadores del core, es decir, lo que conseguiremos será trabajar la pared abdominal mediante el mantenimiento de la postura a través de la contracción muscular del tronco.

Para la realización de este ejercicio podemos utilizar un disco o un balón medicinal. Con ambas opciones los resultados y la mecánica del ejercicio será la misma. A esto debemos sumar una colchoneta o esterilla en la que apoyarnos para realizar el ejercicio, además de nuestro cuerpo, que será el que aguante toda la tensión del ejercicio y quien desarrolle todo el movimiento del mismo.

La postura para su ejecución será sentados manteniendo la espalda recta con los pies echados hacia delante y las rodillas ligeramente flexionadas. Con ambas manos agarraremos el disco o el balón y lo mantendremos a la altura del pecho. De este modo lo que haremos será elevar ligeramente los pies haciendo que no toquen el suelo. De este modo lo que conseguiremos será generar tensión en la parte del abdomen que tendrá la función de estabilizar el cuerpo para que no nos caigamos hacia atrás.

Lo que haremos cuando adoptemos esa postura será concentrar toda la tensión en la pared abdominal. Para ello giraremos el tronco haciendo que el disco o el balón se mueva de uno a otro lado del tronco. Para ello realizaremos giros de tronco que harán que trabajemos la parte lateral del core, mientras trabajamos la frontal simplemente manteniendo la postura.

Es importante que tengamos en cuenta que para realizar este ejercicio es preciso que tengamos algo de fuerza en el abdomen previamente. De todos modos, si no controlamos del todo la postura o no tenemos la suficiente fuerza, podemos realizar el ejercicio apoyando los pies en el suelo. Es cierto que el efecto y la repercusión en el core no será la misma, pero poco a poco nos iremos acostumbrando a su ejecución para más adelante realizarlo de la manera adecuada.

Video | Youtube / Armando Cardoza

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio