Compartir
Publicidad
Publicidad

Para mejorar tu rutina de musculación: Principios de Weider (II)

Para mejorar tu rutina de musculación: Principios de Weider (II)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Días atrás compartíamos desde Vitónica los Principios enunciados por Weider para progresar en tu rutina de musculación si perteneces al nivel principante o intermedio, según lo resuelva tu entrenador.

Hoy vamos a darte los últimos consejos que conforman esta práctica lista para que, si ya te encuentras en un nivel avanzado de tu entrenamiento, puedas continuar mejorando y obteniendo resultados.

  • Impulso: este principio debe utilizarse con precaución, ya que el impulso sólo debe ser añadido al entrenamiento para incrementar el estrés del músculo y así, conseguir un mayor desarrollo. Por eso, podemos utilizar una mano para asistir al bíceps y permitir culminar las ultimas repeticiones, por ejemplo. Así estaríamos colaborando con el entrenamiento y no perjudicando el mismo con malos movimientos que puede causar el impulso si no se aplica correctamente.
  • Triseries: consiste en hacer una sucesión de tres ejercicios para el mismo grupo muscular con la finalidad de lograr una mayor congestión y bombeo sanguíneo a la zona ejercitada.
  • Series gigantes: cuando se realizan 4 o 5 ejercicios para un sólo grupo muscular sin descanso o con poco descanso entre ellos, estamos realizando una serie gigante. Con ellas podremos ejercitar las zonas más débiles de nuestro cuerpo al fatigar inicialmente los músculos más fuertes que se interponen al trabajo.
  • Pre-exhaustación: consiste en ejercitar un músculo hasta la fatiga en un primer movimiento e inmediatamente continuar trabajándolo con un movimiento secundario. Por ejemplo: agotar el cuádriceps con una serie de extensiones de piernas y a continuación hacemos una sentadilla. Este principio tiene como obejtivo potenciar el tamaño muscular.
  • Pausa- Descanso: hacer repeticiones con el máximo de peso posible, descansando cada 2 o 3 de ellas, permite incrementar la fuerza y estimular el tamaño muscular.
  • Tensión continua: mantener la tensión constantemente sobre los músculos y ejercitarlos lentamente, permite mejores y mayores resultados.
  • Contra la gravedad: realizar contracciones negativas o bajar el peso en contra de la gravedad permite un entrenamiento muy intenso que sólo se puede realizar ocasionalmente y cuando tu entrenador lo crea oportuno. Tus compañeros levantarán el peso y tú resistirás la bajada.
  • Doble división: Entrenar un grupo muscular por la mañana y otro por la tarde, permite centrar toda la energía en el músculo ejercitado, por ello, el crecimiento muscular se ve notablemente estimulado.


Por supuesto, antes de poner en marcha estos principios, consulta con tu entrenador personal y no olvides el nivel en que te encuentras, pues como todo, la rutina de musculación dará sus frutos siempre y cuando progreses con cautela y sabiduría.

Con la variedad de ejercicios, repeticiones, tiempos de descanso y posiciones, lograrás que el mejor estimulante del anabolismo sea tu entrenamiento.

En Vitónica | Para progresar en tu rutina de musculación: Principios de Weider (I) En Vitónica | Trucos para aumentar la fuerza al hacer pesas En Vitónica | Algunos consejos para un mayor desarrollo muscular

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos