Las sentadillas no solo trabajan los glúteos: así trabajamos el abdomen con este ejercicio
Musculación

Las sentadillas no solo trabajan los glúteos: así trabajamos el abdomen con este ejercicio

Las sentadillas son un ejercicio perfecto para trabajar las piernas, y es uno de los más importantes a la hora de conseguir unos glúteos de acero. Pero la sentadilla no solo sirve para fortalecer las piernas, si no que son un complemento para entrenar todo el cuerpo.

La sentadilla es un ejercicio que no puede faltar en ninguna rutina de entrenamiento. Por ello, siempre en Vitónica hemos recomendado su realización. Se trata de uno de los ejercicios más completos a la hora de incidir en los diferentes grupos musculares del cuerpo.

Sobre todo, las piernas son la parte que más se ve afectada por el trabajo con la sentadilla, pero también otras partes, como los abdominales, son una de las partes que se trabaja con la realización de sentadillas. Por ello en este post nos queremos detener en este punto.

Beneficios de la sentadilla

Pero antes de nada, nos vamos a detener en los beneficios que la realización de sentadillas nos ofrece a nivel corporal . No olvidemos que es un ejercicio que involucra muchos músculos a la vez en su realización.

Al realizar las sentadillas o squats, lo que hacemos es activar los músculos que componen las piernas. En concreto los cuádriceps y los glúteos. En segundo término activaremos los isquiotibiales, los abductores...

Sobre todo, las sentadillas nos servirán para trabajar los estabilizadores del tronco, de la cadera... Es en este momento en el que entrarán en juego los abdominales, que serán importantes a la hora de realizar el trabajo y llevarlo a cabo.

Las sentadillas ponen a trabajar los grupos musculares más grandes del cuerpo, por lo que se trata de uno de los ejercicios más completos para todo el cuerpo

Ante todo es necesario que sepamos que las sentadillas son un movimiento fisiológico, que involucra infinidad de músculos grandes del cuerpo. El movimiento que llevamos a cabo es normal y habitual, no es forzado, y por eso es un ejercicio que no puede faltar y que nos hará trabajar el cuerpo de la mejor manera posible.

Al tratarse de un movimiento natural del cuerpo, se verán involucradas todas las partes que componen las piernas. Se trata de un movimiento que realizamos a diario, y por lo que a priori, no tiene por qué ser difícil de llevar a cabo. Por eso es un ejercicio que cualquier persona puede llevar a cabo.

Decantarnos por este ejercicio en los entrenamientos, nos permitirá elevar mucha carga, mediante la acción de los músculos de las piernas. Pero también podemos realizar la sentadilla con nuestro propio peso, sin usar cargas, y aún así estaremos activando los diferentes grupos musculares, e incidiendo en ellos.

Es un ejercicio que podemos realizar en cualquier parte, y es que simplemente es necesario que sepamos cómo debemos hacerlo. Es importante que a la hora de llevar a cabo la sentadilla, tengamos algunos puntos en cuenta, que vamos a repasar a continuación.

Realización de la sentadilla

Para empezar, las piernas las debemos colocar paralelas, y con los pies apoyados al suelo por completo. Las colocaremos abiertas un poco más que la anchura de las caderas. La espalda recta, mirando al frente. Los brazos nos pueden servir para ayudarnos a mantener el equilibrio durante todo el ejercicio.

Es importante que partiendo de esta postura, lo que hagamos sea descender llevando el trasero hacia atrás, mediante una flexión de rodillas y cadera. Al descender es importante que mantengamos la espalda recta y controlemos en todo momento el movimiento.

Debemos desceder llevando el trasero hacia atrás, manteniendo la espalda recta y activando todos los músclos de las piernas y contrayendo el abdomen para activarlo

Con este descenso entran en juego los músculos que componen las piernas, pues son los que van a aguantar toda la tensión del ejercicio. Pero para mantener el punto de equilibrio y la estabilidad corporal, entra en juego la parte del core y todos los músculos que la componen. De ahí que la sentadilla sea una buena herramienta para trabajar el abdomen.

Grupos musculares que trabajamos al hacer la sentadilla

Pexels Andrea Piacquadio 3775566 1

Una vez vistos los beneficios y la técnica para realizar bien una sentadilla, es importante que nos detengamos en los grupos musculares que trabajaremos. Y es que sobre todo, las piernas son las implicadas, y todos los músculos que las componen. Pero lo que mucho no sabemos es que los abdominales también se trabajan al hacer sentadillas.

Como ya hemos anticipado, el core es un estabilizador y punto de fuerza del organismo. Es un nexo de unión y de equilibrio entre la zona superior y la inferior del cuerpo. Por ello en las sentadillas se trabaja y se ejercita sin apenas darnos cuenta. Es el responsable de que no nos caigamos y seamos capaces de controlar en todo momento el movimiento.

El core es una parte que trabajamos al hacer sentadillas, ya que es un estabilizador del organismo y de la postura, ayudándonos a mantener el equilibrio en todo momento

Los músculos abdominales que componen el core actúan como un corsé natural que sujetan todos los órganos, y que nos ayudan a tener un punto de fuerza que servirá para poder elevar la carga. No olvidemos que la sentadilla es un ejercicio explosivo, que nos demanda altas dosis de energía.

Al realizar sentadilla estamos trabajando los músculos de las piernas en primer término. Se trata de músculos grandes que demandan más sangre para funcionar. Por eso es importante que seamos capaces de estabilizar bien el cuerpo para resistir la tensión que se genera. Ahí es donde entran en juego los músculos del abdomen al completo.

Al realizar los distintos movimientos de la sentadilla, bien sea con o sin carga, tanto en el descenso como en el ascenso, la pared abdominal se va a contraer para poder sujetar la columna y todos los órganos internos. De este modo aguantaremos mejor la tensión y seremos capaces de elevarnos por completo.

La contracción del abdomen se realizará de manera casi involuntaria, pero podemos potenciarla si nos concentramos también en esta parte del cuerpo, y no solo en los músculos de las piernas. De este modo lograremos que los abdominales se fortalezcan a la vez que hacemos que estén presenten durante todo el tiempo que dure el ejercicio.

Algunos consejos a tener en cuenta

Pexels Ivan Samkov 4164465

Para conseguir un correcto trabajo y desarrollo de los músculos abdominales al hacer sentadilla, lo que haremos será comenzar con cargas moderadas, que nos permitan la correcta realización de cada movimiento. De este modo evitaremos hacernos daño por falta de fuerza en esta zona.

Muchas personas utilizan un cinturón lumbar para hacer sentadillas, con el fin de que nos sujete esta zona. Pero el cinturón que debe sujetar son los abdominales. Por eso no recomendamos el uso de cinturón lumbar, si lo que queremos es fortalecer el core, lo mejor será activar esta zona al realizar las sentadillas.

Muchas personas utilizan un cinturón lumbar para hacer sentadillas, pero esto es contraproducente a la hora de fortalecer el abdomen

Por ello es bueno que sepamos lo importante que es ser conscientes de esto a la hora de realizar este ejercicio, pues de este modo conseguiremos una mejor forma en esta parte del cuerpo.

No olvidemos que al trabajar las piernas, se bombea mucha sangre. Esto hace que la circulación aumente y por lo tanto la recepción de nutrientes será mayor. Esto nos ayudará a conseguir un mejor desarrollo de las partes involucradas en el ejercicio. Así que los abdominales será una de estas partes que se verá beneficiada con la sentadilla.

Imágenes |Pexels

Video 1 | Youtube/ FisioOnline

Video 2 | Youtube/ Passion4Profession

En Vitónica | Todo lo que tienes que saber sobre el core: qué es, dónde se encuentra y cómo ejercitarlo

En Vitónica | Estas son las máquinas que puedes encontrar en el gimnasio para entrenar tus piernas

Temas
Inicio