Compartir
Publicidad
Publicidad

Tijeras, un clásico para conseguir unos glúteos de acero

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En anteriores post hemos visto la importancia de conseguir unos glúteos fuertes, y ya no desde el punto de vista estético, sino físico, ya que un tren inferior fuerte nos ayuda en la realización de numerosas rutinas deportivas.

Los glúteos son unos músculos grandes que aguantan mucha presión a lo largo de la jornada, por este motivo tenemos que prestar especial interés a esta parte del cuerpo, que puede ser un foco de fuerza. Muchas veces descuidamos su trabajo y los dejamos en un segundo plano, cuando realmente son igual de importantes que el resto de músculos del cuerpo, por lo que a partir de ahora los vamos a fortalecer, y una buena forma de hacerlo es con ejercicios como la tijera, un clásico que muchos no conocen, pero que vamos a explicar a continuación.

Las tijeras es un ejercicio que se viene practicando en los gimnasios desde hace muchos años. Últimamente este ejercicio ha pasado a un segundo plano, pues poco a poco le han ido suplantando otros más sencillos de llevar a cabo o novedosas máquinas que nos lo ponen más fácil, pero a pesar de todo las tijeras siguen siendo una de las mejores formas de entrenar los glúteos.

La forma básica de realizar las tijeras consiste en colocarnos de frente, con la espalda recta, vista al frente y una mancuerna en cada mano. Partiendo de esta posición adelantamos una pierna hacia delante dejando estirada al máximo la pierna que queda detrás, de forma que sólo se deje apoyada la punta del pie. La pierna que adelantamos bebe ser simplemente la que aguante el equilibrio, pues la que queda por detrás es la que trabajará.

En esta posición la debemos doblar la pierna que queda hacia atrás intentando pegar con la rodilla en el suelo, bajando lo máximo que podamos y regresando a la posición inicial. Cuanto más estirada tengamos esta pierna más incidiremos sobre los glúteos. Es importante que la pierna que está delante aguante el equilibrio y el empuje del ejercicio intentando que la rodilla en ningún caso quede más adelantada que el pie, ya que podemos causarnos daños en esta articulación. Realizaremos 4 series de 10 a 12 repeticiones cada una con ambas piernas.

Si queremos aumentar la intensidad del ejercicio podemos colocar la pierna adelantada sobre un step. De esta manera incrementaremos el recorrido que sigue el ejercicio, con lo que cada repetición será más profunda. Otra forma de aumentar la intensidad es colocando la pierna que echamos hacia atrás sobre una superficie más alta como un banco volviendo a incidir en la profundidad del ejercicio y siendo mayor la resistencia a vencer.

Realizar las tijeras con mancuernas en muchos casos puede desequilibrarnos, por lo que podemos llevar a cabo este ejercicio en una máquina multipower donde el peso lo colocaremos sobre una barra horizontal que soportaremos sobre los hombros. De esta forma conseguiremos estar más estables y mantener en todo momento la postura correcta. Es importante que comencemos a rescatar este tipo de ejercicios que tan buenos resultados nos van a dar.

En Vitonica | Glúteos firmes entrenando con polea En Vitonica | Patada de glúteos con fitball para aliviar tensiones lumbares En Vitonica | GAP, gluteos, abdominales y piernas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos