Compartir
Publicidad
Publicidad

Así fueron los inicios del método Pilates, ¿cómo ha cambiado hasta nuestros días?

Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde que a mediados del siglo pasado Joseph Hubertus Pilates diseñara su método de entrenamiento dirigido primero a la rehabilitación de enfermos, y después al público en general (y muy especialmente a los bailarines de Broadway) muchas cosas han cambiado en el Pilates.

Si bien los estudios en los que se practica Pilates en la actualidad han mantenido la esencia del método guardando celosamente sus principios, ha habido modificaciones lógicas, ya que ni nuestro trabajo ni nuestro estilo de vida es el mismo que el de hace 100 años. Si el método Pilates nos ayuda a ser más funcionales en nuestro día a día, ¿por qué no iba a cambiar junto con él?

La temida flexión de columna

En este vídeo, en el que podéis ver al mismo Joseph Pilates ejecutando algunos de los movimientos más conocidos de su método, podéis apreciar cómo muchos de los movimientos que ejecuta conllevan una flexión de columna. Este es uno de los grandes reproches que se hace al Pilates actual: si ya pasamos una gran cantidad de horas al día en posición de flexión (mientras trabajamos con el ordenador, mientras comemos o vemos la televisión) no tiene sentido introducir más ejercicios que conlleven ese mismo movimiento.

La realidad es que la vida en los años 50 y 60 no era igual que ahora. Las personas eran mucho más activas en su día a día: caminaban de su casa al trabajo y del trabajo a casa, había mucho trabajo en la construcción, lo cual implicaba estar muchas horas de pie... La gente se movía más, al fin y al cabo. Por eso tenía mucho más sentido en ese momento realizar ejercicio que facilitaran la flexión de columna, pero ¿qué pasa ahora?

Con todo el tiempo que pasamos sentados (generalmente en una mala posición), parece que el objetivo del ejercicio físico, y en concreto del método Pilates, ha pasado a ser en muchos casos el de mejorar la postura corporal y facilitar el movimiento inteligente. De este modo, se incluyen cada vez más en las clases de Pilates ejercicios que nos ayudan a tener una postura correcta (estabilización de la pelvis, alineación de cintura pélvica y cintura escapular) y otros ejercicios que implican más la extensión de columna que la flexión de la misma.

Nuevos implementos para la práctica del Pilates

El fitness y la industria alrededor de él también han cambiado con el paso de los años, y cada día aparecen nuevas máquinas, gadgets y accesorios que podemos utilizar para mejorar nuestro entrenamiento y rendimiento. El método Pilates no iba a ser menos, y también se ha valido de distintos accesorios para convertirse en una práctica más completa.

El único implemento diseñado originalmente por Joseph Pilates (aparte de las máquinas, claro) fue el magic circle o aro mágico: un aro de goma con dos apoyos que nos sirve para facilitar o dificultar (depende del uso que le demos) los distintos ejercicios del método Pilates. Todos los demás (fitball -mal llamado "pelota de Pilates"-, bosu, TRX, banda elástica, cajón, pelotas de goma pequeñas...) han sido introducidos por profesionales del Pilates tiempo después.

A pesar de que estos elementos no fueron creados por el propio Pilates, está claro que podemos utilizarlos para mejorar la experiencia de las clases, para facilitar ejercicios en el caso de que haya lesiones o patologías, para dificultar otros si ya hay un buen nivel, etc.

Es solo otra muestra de que la evolución también se da en métodos que pueden parecer muy cerrados en un principio.

Vídeos | Difusión del Pilates
En Vitónica | La historia de Pilates en dibujos animados

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos