Compartir
Publicidad

Alergia primaveral y ejercicio al aire libre, ¿son compatibles?

Alergia primaveral y ejercicio al aire libre, ¿son compatibles?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La alergia estacional es muy frecuente en estos meses del año en que la polinización de las flores se hace presente, y puede ocasionar síntomas que se acentúan cuando nos ejercitamos al aire libre y nos exponemos al alérgeno. Sin embargo, ¿son compatibles alergia primaveral y ejercicio en medio de la naturaleza?

Alergia primaveral y ejercicio

Los síntomas de la alergia se desencadenan repentinamente cuando nos exponemos a los alérgenos que se encuentran en el aire, y estos incluyen congestión nasal y de las conjuntivas de los ojos, lagrimeo, dificultad respiratoria, fatiga y hasta prurito que pueden dificultar el desempeño físico.

Asimismo, la mayor ventilación que se requiere durante el ejercicio vuelve más frecuente que los síntomas de la alergia primaveral se presenten en los atletas o personas que se esfuerzan físicamente al aire libre, de allí que evitar la tan molesta alergia mientras entrenamos en exteriores sea tan complicado.

No obstante, el ejercicio al aire libre no es un imposible si sufres de alergia primaveral sino que es importante aplicar algunos trucos:

  • Entrenar en áreas con menos césped que son las que mayor cantidad de alérgenos concentran. Si bien podemos escoger la actividad en medio de la naturaleza lo recomendable es hacerlo en espacios que no se encuentren colmados de flores y vegetación.
  • Evitar los días de viento que es cuando más polen y alérgenos hay en el aire y por lo tanto, la posibilidad de que experimentemos síntomas se duplican.
  • Usar gafas y mascarillas si queremos evitar la congestión de conjuntivas y nariz, así como los estornudos constantes.


Pexels Photo 42400

  • Reducir la intensidad de entrenamiento que reduce el ritmo respiratorio y así, las probabilidades de que los alérgenos ingresen al organismo e inflamen los bronquios que tanto molestan al ejercitarnos.
  • Evitar las horas de mayor concentración de polen en el ambiente que suelen ser por la mañana y al atardecer. Podemos conocer igualmente este dato consultando datos ambientales de la zona en que entrenamos.
  • Entrenar después de la lluvia o en áreas donde se ha humedecido el suelo, pues esto aplaca los alérgenos y reduce su concentración en el aire, disminuyendo las probabilidades de que ocasionen síntomas.
  • Respirar por la nariz, que no siempre es tarea fácil pero un estudio sobre alergia y deporte así lo recomienda para prevenir que los alérgenos alcancen los bronquios y provoquen síntomas más intensos que pueden entorpecer el desempeño físico.

Éstos trucos pueden volver menos molesta la alergia primaveral cuando entrenamos al aire libre pero además de ello, siempre es importante identificar el alérgeno y recibir el tratamiento adecuado de parte de un profesional de la medicina.

Además, para prevenir broncoespasmos se recomienda realizar las pruebas de esfuerzo en invierno con exposición al frío y en primavera cuando el polen se hace presente, pues son las estaciones que más predisponen a sufrirlo.

Ya sabes, alergia primaveral y ejercicio al aire libre sí son compatibles, pero es importante poner en práctica diferentes trucos y consejos que nos permitirán entrenar con menos molestias y rendir al máximo en esta temporada.

Bibliografía consultada | Aerobiologia, June 2002, Volume 18, Issue 2, pp 153–161; Clinics in Sports Medicine, April 2005, Volume 24, Issue 2, Pages e35–e50; Allergy, Volume 56, Issue 3, March 2001, Pages 215–223 y British Journal of Sports Medicine, Volume 32, Issue 2, http://dx.doi.org/10.1136/bjsm.32.2.125.
Imagen | Pexels

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos