Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Aun te quedan dudas? 21 razones para practicar ejercicio regularmente

¿Aun te quedan dudas? 21 razones para practicar ejercicio regularmente
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sabemos que ejercitarse es beneficioso para el organismo, pero quizá, necesitamos volver más tangibles y objetivos esos beneficios, por eso, si aun te quedan dudas, dejamos 21 razones para practicar ejercicio regularmente y obtener variedad de ventajas.

Los 21 beneficios que obtendrás del ejercicio

No sólo te alejará de todos los riesgos que implica el sedentarismo en tu vida, sino que además, la práctica regular de ejercicio físico puede ofrecerte todos estos beneficios:

1366 20003
1366 20002
  • Podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer, aunque sus mecanismos aun no son del todo claros, la mejora en la salud general acompañada de otros hábitos podrían ser claves.
  • Contribuye a prevenir y controlar la diabetes, junto a otros hábitos saludables, tal como lo señala una investigación publicada en Diabetes Care. Además, para mantener estables los niveles de glucosa en sangre podrían ser de mucha ayuda los snacks de ejercicio.
  • Reduce la presión arterial, tanto sistólica como diastólica y por ello, puede ser de ayuda para prevenir y también para controlar la hipertensión arterial.
  • Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, porque contribuye a mejorar el sistema vascular del organismo así como a prevenir enfermedades metabólicas vinculadas al riesgo cardíaco. Así, en la guía para prevenir enfermedades cardiovasculares de la American Heart Association se recomienda la práctica regular de ejercicio físico.
  • Contribuye a prevenir la depresión y la ansiedad, en parte al reducir el estrés, mejorar el autocontrol, y el autoestima así como a causa de la liberación de endorfinas que se traduce en bienestar general. El ejercicio, podría ser un buen recurso terapéutico ante la depresión y trastornos de ansiedad.
  • Podría ayudar a dejar de fumar, en parte por reducir la ansiedad como dijimos antes y quizá por otros factores más que aun deben ser estudiados, pero se han encontrado vínculos entre menores síntomas de abstinencia al dejar el tabaco y mayor práctica de actividad física.


1366 20004

  • Reduce molestias posturales a causa de desequilibrios musculares o falta de tonicidad en zonas claves, así se ha probado en 2005, que el ejercicio individualizado puede ser una gran terapia para prevenir y reducir los dolores en la región lumbar.
  • Contrarresta el efecto del estrés oxidativo del oxígeno, al producir un estrés leve que induce adaptaciones beneficiosas que ayudan a incentivar la actividad antioxidante del oxígeno y reparar moléculas dañadas. Así, el ejercicio de moderada a baja intensidad lejos de estresarnos puede reducir el estrés oxidativo y por ello, producir todos los beneficios antes nombrados y más.
  • Disminuye la mortalidad por diferentes causas, aun cuando no se trata de un entrenamiento planificado y estructurado, pues aun el ejercicio cotidiano puede promover la longevidad y mejorar la calidad de vida.
  • Promueve una buena aptitud física al mejorar habilidades de todo tipo (flexibilidad, fuerza, potencia u otras) y cuidar al organismo tanto por dentro como por fuera.

Si aun te quedan dudas o te faltan motivos para ponerte en marcha, debes conocer estos 21 beneficios que obtendrás del ejercicio físico practicado con regularidad, además de otras satisfacciones personales que estarán dadas por tu objetivo y el tipo de entrenamiento que realices.

Ya sabes, estas y muchas razones más justifican el movimiento diario y la práctica de ejercicio en el marco de un estilo de vida saludable.

Bibliografía consultada | Journal of Adolescent Health, December 2007, Volume 41, Issue 6, Pages 551–558; Annals of Behavioral Medicine, June 2000, 22:131; Public Health Nutrition, Volume 12, Issue 11 November 2009, pp. 2009-2017; Psychology & Health, Volume 19, 2004 - Issue 4; Journal of Psychosomatic Research, Volume 36, Issue 4, May 1992, Pages 361–370, PlosOne, October 29, 2015, https://doi.org/10.1371/journal.pbio.1002279; Current Biology, Volume 26, Issue 13, p1722–1727, 11 July 2016; Revista de Psicología del Deporte, 2011. Vol. 20, núm. 2, pp. 589-604; Health Qual Life Outcomes. 2006; 4: 29, doi: 10.1186/1477-7525-4-29; Cochrane Database of Systematic Reviews 2002, Issue 2. Art. No.: CD000333. DOI: 10.1002/14651858.CD000333; Medicine and Science in Sports and Exercise, 2003, 35(11):1834-1840; Diabetes Care 2003 Dec; 26(12): 3230-3236. https://doi.org/10.2337/diacare.26.12.3230; Hypertension. 2000;35:838-843, DOI https://doi.org/10.1161/01.HYP.35.3.838; Circulation. 2002;106:388-391, https://doi.org/10.1161/01.CIR.0000020190.45892.75; Journal of Neural Transmission, June 2009, 116:777; Cochrane Tobacco Addiction Group, January 2012, DOI: 10.1002/14651858.CD002295.pub4; Applied Physiology, Nutrition, and Metabolism, 2007, 32(5): 948-953, 10.1139/H07-092; Ann Intern Med. 2005;142(9):776-785, DOI: 10.7326/0003-4819-142-9-200505030-00014; Am J Epidemiol (2007) 165 (12): 1343-1350, DOI: https://doi.org/10.1093/aje/kwm088.
Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos