Compartir
Publicidad
Publicidad

Consejos para evitar el síndrome de la clase turista

Consejos para evitar el síndrome de la clase turista
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llega el verano y con él las vacaciones. La mayoría de nosotros decide pasar unos días de descanso en cualquier lugar del mundo, para lo cual es necesario subirnos en un avión. Las compañías cada vez realizan más vuelos y somos más los que nos movemos de un lugar a otro, por lo que es necesario que se habiliten más plazas en los aviones, haciendo que el espacio libre sea cada vez más reducido. Este factor, unido a otros como la presión hace que aparezca el conocido como síndrome de la clase turista. Por ello y para combatirlo queremos dar algunos consejos.

Este síndrome se caracteriza por la aparición de mareos y trombos en las piernas de las personas que los padecen. Hasta hace poco era algo desconocido, pero ya se sabe que se debe al estrés que genera en muchas personas viajar manteniendo una postura durante horas en unas condiciones que no siempre son las más cómodas. Por ello es necesario que sepamos como evitar que esto nos suceda. Para comenzar debemos elegir siempre las plazas más cercanas al pasillo para poder tener movilidad a lo largo del viaje y así poder levantarnos y activar la circulación en las piernas.

La falta de espacio es una de las principales causas, por lo que no debemos colocar equipaje ni ningún bulto cerca de nuestro asiento o en el delantero, ya que nos recortará el espacio disponible. Siempre que nos sea posible estiraremos las piernas hacia adelante e intentaremos relajarnos echando una cabezadita. Entorpecer la circulación sanguínea con prendas ajustadas o posturas como cruzar las piernas o sentarnos mal es un riesgo muy grande a la hora de padecer este síndrome, por ello debemos estar siempre lo más cómodos posible.

Mantener una buena hidratación es otra solución para prevenir que se produzca en nosotros este síndrome, aunque debemos huir de las bebidas con cafeína o las alcohólicas que nos pueden hacer más daño. Junto a esto es importante que realicemos ejercicios de estiramiento y movilidad de las piernas antes de subir a un avión y si podemos realizar algún estiramiento mientras estamos volando debemos hacerlo para así mejorar la calidad del viaje. Lo mismo sucede con mantenernos en el sitio a lo largo de todo el vuelo, es aconsejable levantarnos cada hora y media y andar un poco por el pasillo para activar la circulación.

Las personas que ya padezcan algún tipo de trastorno de circulación y tengan tendencia a sufrir trombos deben prevenir mediante el uso de medias de compresión, o en casos más severos la ingesta de medicamentos que impidan la aparición de este trastorno. Un truco que puede funcionar es tomar una aspirina antes de subir al avión, ya que es un anticoagulante que nos ayudará a mantener una circulación sanguínea más fluida.

Imagen | zeafonso

En Vitonica | Momentos en los que corremos más riesgo de deshidratarnos En Vitonica | Trucos para reducir el efecto del jet lag

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos