Este verano reabrirán algunas piscinas: todas las claves para evitar contraer algunas de las infecciones y riesgos para la salud más habituales
Prevención

Este verano reabrirán algunas piscinas: todas las claves para evitar contraer algunas de las infecciones y riesgos para la salud más habituales

HOY SE HABLA DE

Llega el verano en el hemisferio norte y con él la apertura de las piscinas. El cuidado por parte del personal de mantenimiento, así como el cumplimiento de una serie de claves harán que disfrutemos de nuestro baño disminuyendo al mínimo la probabilidad de contraer alguna de las infecciones relacionadas con las piscinas.

Con el escenario que vamos a describir puede apetecer ir poco a la piscina, pero nada más lejos de la realidad. Simplemente comentaremos el lado negativo de este tipo de ocio, pero todos conocemos el lado positivo: natación como deporte y diversión refrescante con familia y amigos.

El cloro desinfectará en gran medida la mayoría de gérmenes por lo que aunque parezca que al poner un pie en la piscina nos vamos a infectar por algún parásito, no es así. Poniendo en marcha las siguientes claves nos protegeremos a nosotros mismos y a los demás.

Claves para evitar contraer las infecciones más comunes causadas por los gérmenes del agua de una piscina

Ducha previa para la salud de todos, ducha posterior para tu salud

Istock 152147755

Utilizar la ducha externa de la piscina ayuda a eliminar la suciedad, sudor y otros productos que nos acompañan, como desodorante o productos para el pelo. Sin embargo muchas personas no utilizan esa ducha externa, y aún utilizándola una gran parte de esos productos van a parar a ella.

Para evitarlo, dúchate durante un minuto antes de entrar al agua, y hazlo de nuevo cuando termines tu baño. En la ducha posterior es mejor utilizar el vestuario y enjabonarse bien para eliminar cualquier sustancia que se haya podido quedar en nuestra piel.

Realizar estas duchas, especialmente la posterior al baño pueden ayudarnos contra el germen Pseudomonas aeruginosa, que es el causante de la irritación de la piel y erupciones después del baño en piscinas o bañeras de hidromasaje. También nos ayudará la clave del siguiente apartado: no permanecer mucho tiempo con el bañador mojado.

Evita permanecer mucho tiempo con el bañador mojado, especialmente si estamos sentados sobre él

Istock 134573558

En la temporada alta de las piscinas que llega ahora a España, las infecciones del tracto urinario se encuentran también en su temporada alta. Para disminuir el riesgo de esta infección al mínimo es recomendable cambiarnos el bañador si ya no hace suficiente sol para secarlo o si vamos a estar mucho tiempo sentados sobre él.

Podemos aprovechar para ducharnos también en ese momento, y así contribuiremos a eliminar otros gérmenes posibles que estén en nuestro cuerpo después de utilizar cualquier piscina o similar.

Si tienes o has tenido un virus estomacal en las últimas dos semanas, evita el baño para proteger a los demás

Istock 1044233600

Esta medida puede parecerte desmesurada, pero en un mundo empático ahorraremos el contagio de gérmenes como el Cryptosporidium. Este germen, al igual que muchos otros, se propaga a través de heces contaminadas que podemos introducir en el agua.

Según Water Quality & Health Council este patógeno es responsable del 80% de las enfermedades e infecciones relacionadas con las piscinas. Poner en foco en ella ahorrará la mayor cantidad de problemas relacionados con las piscinas.

En una encuesta de la Water Quality & Health Council el 25% de los usuarios de las piscinas admiten que irían a la piscina a pesar de tener diarrea. Añadiendo que el 52% rara vez o nunca se ducha antes de entrar en el agua y que la mayoría hemos tragado agua sin querer dándonos un baño, se da la tormenta perfecta.

El parásito que se encuentra en ese virus cuando tenemos diarrea permanece durante dos semanas después de finalizar ésta. Es prudente por tanto no meternos en la piscina durante este tiempo para proteger a los demás.

Cada hora, todos afuera

Istock 496603115

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) realizan esta recomendación, especialmente para los niños. Al pasar esa hora es aconsejable llevar a los niños al baño, revisar los pañales si estamos con niños pequeños y aprovechar ya que estamos para aplicar protector solar.

De esta forma evitaremos que los niños orinan en el agua o que el pañal contamine la piscina. Es importante que después de ir al baño los niños, y los adultos, nos lavemos las manos para eliminar esos posibles gérmenes después de ir al baño.

No tragues agua

Es más fácil escribirlo que hacerlo ya que hay situaciones en las que podemos tragar agua sin querer. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades la media que un adulto traga es de una cucharada cada 45 minutos de natación.

Utiliza tapones para los oídos, especialmente si eres propenso a infecciones en ese lugar

Istock 622003802

Cuando el agua permanece en el canal auditivo mucho tiempo las bacterias pueden crecer y causar problemas. Los gérmenes de las piscinas pueden causarnos irritación de oídos conocida como el oído del nadador.

Para limitarlo es recomendable utilizar tapones para los oídos si vamos a pasar mucho tiempo con dichos canales auditivos introducidos en el agua. Es el caso de los nadadores ya que una persona recreativa no estará mucho tiempo con la cabeza dentro del agua.

Puedes verificar tú mismo el nivel de cloro libre y el pH del agua

Istock 811111698

Existen encargados que deben estar al tanto de este apartado, pero si te preocupa realmente puedes medir tú mismo el nivel de cloro y el pH para ver si se encuentran en unos niveles adecuados. La mayoría de ferreterías, tiendas de artículos para piscinas y grandes superficies venden tiras reactivas con este fin.

En las piscinas el nivel adecuado de cloro libre es de 1 -3 mg / L o partes por millón. El pH en un margen entre 7,2 y 7,8 maximiza el poder de eliminación de los gérmenes. Valores muy alejados de estos podrían compararse a un ordenador sin antivirus: no tiene por qué pasar nada, pero hay más probabilidades de infecciones.

Este apartado es más importante aún en piscinas cubiertas o vapor de los jacuzzis. La Legionella se puede inhalar en ese vapor de agua contaminada. Para evitarlo no queda otra que llevar a cabo las diferentes claves expuestas en este artículo, y confiar en que los demás también lo hacen.

En Vitónica | La piscina no es solo para nadar: ponte en forma con un sencillo circuito para hacer en el agua

Imágenes | iStock

Temas
Inicio