Compartir
Publicidad
Publicidad

Ensalada de espinacas frescas con arándanos, nueces y queso. Receta saludable

Ensalada de espinacas frescas con arándanos, nueces y queso. Receta saludable
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los frutos rojos o del bosque son un grupo de frutas muy ricas en nutrientes, vitaminas y minerales. Se suelen reservar para preparaciones dulces pero son deliciosas también en platos salados, como en esta receta de ensalada de espinacas frescas con arándanos, nueces y queso.

Después de probar varias combinaciones con vegetales de hoja verde mi favorita es la de la espinaca en crudo con los saludables arándanos. Al tomar las espinacas sin cocinar conservamos todas sus propiedades y además resultan mucho más apetecibles en estos días de calor veraniego.

Ingredientes para 2 personas

  • 1 buen manojo de brotes de espinacas, 100 g de arándanos frescos, 4-6 nueces, 2 cucharadas de pipas de calabaza, 50 g de queso feta, ralladura de limón, vinagre al gusto, aceite de nuez, de calabaza u otro al gusto, pimienta negra, sal.

Cómo hacer ensalada de espinacas frescas con arándanos, nueces y queso

Lavar con cuidado las espinacas si hiciera falta, y escurrir bien. Trocear ligeramente si fueran hojas grandes, o dejarlas tal cual si son brotes. Disponerlas en una ensaladera o fuente.

Lavar los arándanos y secarlos con suavidad. Si son de gran calibre, partirlos por la mitad. Añadirlos a la fuente. Abrir las nueces y trocearlas con las manos. Agregarlas a la ensalada junto con las pipas de calabaza y el queso.

Salpimentar ligeramente, rallar un poco de limón por encima y aliñar con un poco de vinagre y buen aceite al gusto. Los aceites de frutos secos son algo más caros pero aportan un sabor estupendo a platos como este. Mezclar, con suavidad para no romper demasiado el queso, y servir templada o fría.

Ensalada de espinacas frescas con arándanos, nueces y queso. Receta saludable. Pasos

Tiempo de elaboración | 10 minutos
Dificultad | Muy fácil

Degustación

Esta receta de ensalada de espinacas frescas con arándanos, nueces y queso es muy nutritiva pero resulta muy ligera, por lo que es perfecta para servir como primer plato. También puede ser un plato único de cena, especialmente si estamos un poco a dieta, o podemos aumentar la cantidad de queso y nueces para enriquecerla.

En Vitónica | Ensalada de alubias pintas con mijo. Receta saludable
En Vitónica | Pollo con almendras al limón. Receta saludable

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos