Compartir
Publicidad

Cinco pequeños cambios para comenzar el nuevo curso de forma más sana

Cinco pequeños cambios para comenzar el nuevo curso de forma más sana
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy es 1 de septiembre, día de buenos propósitos, de nuevos planes y de vuelta al trabajo con mucha energía. Ser un poquito más sanos este año escolar es el objetivo que nos marcamos muchos de nosotros en días como hoy, así que os ofrecemos cinco pequeños cambios muy fáciles que podemos realizar en nuestro día a día para comenzar el nuevo curso de forma más saludable.

Lo más importante es que estos cambios no se queden sólo en buenas intenciones, sino que pasen a formar parte de nuestros hábitos de vida y los incorporemos a nuestras buenas costumbres. Recordad que para formar un hábito sólo hacen falta 21 días, así que en tres semanas podemos ser un poquito más sanos. ¡Vamos con esos cinco cambios!

  • Levántante cinco minutos antes para estirarte: una pequeña secuencia de yoga a primera hora de la mañana hará que te encuentres más ágil y activo y que afrontes el día con más positividad. Cinco minutos de ejercicio al levantarte puede que no sea mucho, pero pueden marcar la diferencia en tu actitud frente a las cosas.

  • Adiós ascensor, ¡hola escaleras!: otro cambio que no es drástico pero que puede ser de mucha ayuda para comenzar a movernos, sobre todo en el caso de personas sedentarias. No hace falta que vivas en un séptimo para ponerte con ello: las escaleras del metro o las del trabajo también cuentan para ponerte en marcha.

  • ¿Comes algo que no debes? Empieza por reducirlo a la mitad: una de las claves para que podamos mantener los cambios a largo plazo es que no se realicen de forma drástica (para la mayoría de las personas, aunque hay otras a las que le favorece cortar por lo sano). ¿Sabes que ese trozo de chocolate no debería estar incluido en tu alimentación pero te apetece muchísimo? Reducir la ración a la mitad es un buen comienzo: no te sentirás culpable y poco a poco puedes seguir reduciendo hasta eliminar aquello que no te hace bien.

  • Desconecta al menos media hora al día: la tecnología es un arma de doble filo. Nos es de mucha ayuda, pero también nos puede volver menos sociables y muy dependientes de ella. Silencia el móvil durante 30 minutos, apaga la tele, quita la música y dedícate un rato a ti mismo o a los demás. Date un baño relajante, lee un libro, conversa con tu familia cara a cara... ¡Desconecta para volver a conectar!

  • Planifica el día de mañana: levantarte sabiendo lo que tienes que hacer te hace ser más productivo y favorece el hecho de no saltarse ninguna cita (incluido, claro, el entrenamiento). La planificación es el primer paso para cumplir objetivos, tanto de vida sana como de compromisos en el ámbito profesional, personal y familiar. Dedica cinco minutos a última hora a la planificación del día de mañana y todo será más fácil.

¿Cuántos de estos buenos propóstios puedes cumplir durante 21 días?

Imagen | Thinkstock
En Vitónica | Coaching deportivo: la importancia de fijar objetivos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio