Cinco razones que explican por qué hacer deporte si tienes la regla puede ser una buena idea

Cinco razones que explican por qué hacer deporte si tienes la regla puede ser una buena idea
Sin comentarios

Durante el ciclo menstrual, las mujeres están expuestas a variaciones continuas en las concentraciones séricas de varias hormonas esteroides sexuales femeninas.

Las fluctuaciones en las cuatro principales hormonas sexuales femeninas, es decir, el estrógeno, la progesterona, la hormona estimulante del folículo y la hormona luteinizante, son esenciales para regular los patrones del ciclo ovulatorio.

Fases del ciclo menstrual

Las fluctuaciones de estas hormonas también inducen dos fases principales en un ciclo menstrual regular/normal: la fase folicular y la fase lútea. Ambas fases están separadas por un período de ovulación más corto en la mitad del ciclo.

La fase folicular normalmente se divide en dos subfases: (a) la fase folicular temprana, que se caracteriza por una concentración sérica baja de estrógeno y progesterona; y (b) la fase folicular tardía, donde la concentración máxima de estrógeno coincide con los niveles bajos de progesterona y termina con un aumento de la hormona luteinizante que precede a la ovulación.

La fase lútea comienza una vez que la hormona luteinizante ha vuelto a los niveles basales y se caracteriza por altas concentraciones de estrógeno y progesterona.

n

Razones por las que entrenar durante la menstruación

El estrógeno es una hormona con una supuesta función anabólica, mientras que la progesterona se ha relacionado con vías catabólicas. Dadas estas diferencias en las funciones hormonales, se ha especulado que el rendimiento del entrenamiento podría variar con las alteraciones en la producción de hormonas durante las diferentes fases del ciclo menstrual. Sin embargo, la literatura actual no proporciona respuestas claras sobre este tema.

Lo que sí se ha visto, es que durante la menstruación, en algunas mujeres que tienen efectos secundarios considerables, puede mermar el rendimiento e incluso, que se les pase por completo las ganas de entrenar. A pesar de ello, se ha visto que realizar ejercicio físico durante esta etapa tiene efectos beneficiosos, que son los siguientes.

Malestar premenstrual

Los síntomas premenstruales pueden ser molestos antes de su período. Puede afectar a tu vida normal y tu rutina diaria al causar trastornos emocionales, cambios de humor, problemas de concentración y trastornos del sueño. También puede experimentar hinchazón, fatiga y antojos.

El ejercicio ayuda a resolver estos problemas y alivia el dolor menstrual. Ejercicios aeróbicos como nadar, caminar, trotar, andar en bicicleta, etc. Pueden ayudarte a superar síntomas como la depresión y la fatiga. Además, reduce la retención de agua y la hinchazón, que es muy común e incómoda.

Mejora la sensación de tener energía

Por lo general, una mujer se suele sentir baja de ánimo durante su período y lo que quiere es mantenerse tumbada. Hacer ejercicio durante la menstruación te mantiene activa durante todo el día.

El deporte mejora la circulación sanguínea a todos los músculos del cuerpo y los enriquece con oxígeno y nutrientes. Esto mejora la capacidad del músculo para liberar más energía.

n

Mejora el estado de ánimo

Como hemos comentado anteriormente, la menstruación puede generar problemas en el estado de ánimo. Se ha visto que realizar ejercicio de baja o media intensidad, mejora mucho el estado de ánimo.

Al principio puede parecer un poco difícil empezar a realizarlo en esas condiciones, pero solo es necesario un empujoncito y, el resto vendrá solo. Disminuye mucho hormonas como es el cortisol y aumenta otras como son la serotonina y la dopamina.

Regula los ciclos menstruales irregulares

Si tienes periodos irregulares o su período se ha retrasado, la actividad física puede ayudar a que su ciclo menstrual vuelva a la normalidad. Mantenerse activa los días previos a la llegada de la menstruación y durante esta ,y combinarla con una dieta saludable contribuirá a que la menstruación sea regular.

Reduce los calambres

Hacer ejercicio durante el período puede reducir el dolor y los calambres al mejorar la circulación sanguínea. También mejora y acelera el desprendimiento del revestimiento uterino.

Los estudios han mostrado que el ejercicio libera hormonas que actúan como un opioide endógeno para tratar los calambres y el dolor. Por lo tanto, los dolores o molestias pueden reducirse haciendo ejercicio durante la menstruación.

En Vitónica | Ciclo menstrual y rendimiento: cómo tienes que entrenar en las distintas fases del ciclo

En Vitónica | Ciclo menstrual y rendimiento: cómo adaptar tu dieta a las distintas fases del ciclo

Imágenes | iStock

Temas
Inicio