Publicidad

El consumo de pastillas adelgazantes y laxantes se relaciona con el mayor riesgo de padecer un trastorno de la alimentación en el futuro

El consumo de pastillas adelgazantes y laxantes se relaciona con el mayor riesgo de padecer un trastorno de la alimentación en el futuro
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El control del peso es todavía un tema que nos afecta en gran medida. En una sociedad en la que la imagen física y el culto al cuerpo todavía tiene una enorme importancia, los y las adolescentes son uno de los colectivos más vulnerables en lo que a la preocupación por el  peso, el uso de dietas extremas o el riesgo de padecer trastornos de la alimentación se refiere.

Es por ello que se ha estudiado en numerosas ocasiones la relación existente entre la exposición o uso habitual de diferentes dietas y el riesgo de desarrollar trastornos de la conducta alimentaria. Ahora, una nueva investigación pone el foco también en el uso de laxantes y/o pastillas adelgazantes como factor de riesgo para el desarrollo de dichos trastornos.

Para el estudio se analizó información de 10.058 niñas y mujeres en edades comprendidas entre los 14 y los 36 años. Lo que encontraron es que, entre mujeres que no tenían trastornos de la alimentación previos, el consumo de píldoras adelgazantes y laxantes estaba relacionado con un mayor riesgo de recibir un diagnóstico de dichas enfermedades en los siguientes  de uno a tres años.

Istock 663846080

En concreto, en participantes sin ningún tipo de desorden alimentario, el 1,8% de quienes hacían uso de píldoras adelgazantes para controlar el peso recibieron un diagnóstico de trastorno de la conducta alimentaria entre uno y tres años después en comparación con el 1% que recibió el diagnóstico entre aquellas personas que no usaban ninguna pastilla. Es decir, el riesgo aumentaba en 0,8% lo que supone casi el doble de casos.

En el caso de los laxantes, el porcentaje subía al 4,2% entre aquellas que lo usaban, en comparación con el 0,8% entre aquellas que no. Las cifras pueden parecer pequeñas, pero debemos tener en cuenta que la diferencia entre el 1,8% y el 1% de 10.000 personas son alrededor 80 personas más con trastornos de la conducta alimentaria.

Además, se trata de una estudio observacional, por lo que no se puede establecer causalidad, sí que da una idea de la importancia que tiene - especialmente en adolescentes - que se restrinja el uso de este tipo de productos.

En Vitónica | Seguir una dieta mediterránea podría estar asociado con un menor riesgo de padecer anorexia 

Imágenes| iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir