Compartir
Publicidad

Cosas que hacemos mal cuando entrenamos por miedo al ridículo

Cosas que hacemos mal cuando entrenamos por miedo al ridículo
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Acudir al gimnasio es un acto social mas, pues nos relacionamos con otras personas que como nosotros acuden a entrenar. Como en todo acto social que se precie la imagen que proyectamos hacia afuera es esencial, por eso muchas veces hacemos las cosas mal a la hora de entrenar por miedo al ridículo.

Por norma general en el gimnasio debemos ser los mas fuertes, los mejor preparados, los que mas sepamos... Esto nos hace en muchos casos cometer fallos en los entrenamientos que no podemos pasar de largo y de los cuales vamos a repasar los mas habituales.

Uno de los principales errores de las personas que quieren aparentar lo que no son en el gimnasio es el de cargaras con más peso del que realmente son capaces de levantar. En la mayoría de los casos lo que hacemos es observar al resto y casi siempre tendemos a compararnos con los más fuertes del gimnasio e intentar imitarlos en lo que a levantamiento de peso se refiere y se nos olvida que ellos llevan más tiempo y por lo tanto tienen más fuerza, por lo que no debemos caer en este error, pues nos puede pasar factura a la larga, además de alejarnos de un buen entrenamiento.

Otro aspecto en el que solemos hacernos los listos es en lo referente a conocimientos de fitness. Tal es esto que muchas personas hacen caso omiso de las indicaciones de los monitores haciendo lo que creen conveniente y les da, a su juicio , más estatus en el gimnasio. Estas personas corren un claro riesgo de lesionarse y no conseguir nunca sus metas.

Desacreditar a las personas que entrenan de manera correcta es otra forma que algunos de los que asisten al gimnasio tienen de reafirmar su creído estatus. Con esta acción pretenden justificar su falta de destreza en la realización de los ejercicios. Por norma general intentan ridiculizar a las personas que lo hacen bien frente al resto. Realmente no debemos hacer caso de estos comentarios que nos pueden alejar de un correcto entrenamiento. En ningún caso podemos ser cómplices de esto, y mas a sabiendas de que la persona a la que estamos cuestionando lo esta haciendo bien.

Es importante que cuando asistimos al gimnasio dejemos de lado la soberbia y el orgullo, ya que aquí no tiene razón de ser cuando no dominamos una materia en la que entra en juego nuestro cuerpo y su estado. Por ello es necesario saber dejar de lado los comentarios y ridiculizaciones propias de algunos compañeros de entrenamiento y saber que la ejecución correcta del ejercicio es la base de unos logros a todos los niveles.

Imagen | ctr

En Vitonica | Cinco reglas para sobrevivir en el gimnasio En Vitonica | Algunos mitos sobre las personas que practicamos deporte

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio