Ejercicio físico y ansiedad: todo lo que pasa en tu cuerpo después de practicar deporte y cómo ayuda a cuidar tu salud mental
Wellness

Ejercicio físico y ansiedad: todo lo que pasa en tu cuerpo después de practicar deporte y cómo ayuda a cuidar tu salud mental

HOY SE HABLA DE

Si bien es cierto que la ayuda de un profesional en psicología y el apoyo de tus seres queridos es fundamental para superar cosas como la ansiedad, hay algunas opciones que tenemos al alcance de nuestra mano que pueden hacernos el camino más llano. Una de estas cosas es el deporte, que una vez más puede y debe formar parte de un tratamiento enfocado a gestionar el estrés y la ansiedad. 

En este artículo te explicamos cómo el deporte puede ayudarte a combatir la ansiedad debido a sus efectos fisiológicos.

Este es el efecto que tiene el deporte a nivel fisiológico

e

Nuestro cuerpo es afectado por cualquier cosa que hagamos o por cualquier cosa a la que nos expongamos, ya sea frío, calor, hambre, sueño o sí, también, ejercicio físico. 

Sin profundizar demasiado, los procesos relacionados con la ansiedad (y con el estrés) implican a varias hormonas encargadas de gestionar la respuesta corporal: catecolaminas, hormonas sexuales, glucocorticoides... 

Esta respuesta corporal depende en gran medida de como identificamos psicológicamente como amenaza una situación. Esto puede provocar una serie de síntomas que van desde el dolor de cabeza hasta la hiperventilación o arritmias. 

Dicho todo lo anterior tal vez te preguntes como encaja el deporte en el control de la ansiedad ya que en si mismo se puede considerar como un factor estresante más, al menos para nuestro cuerpo. 

Podríamos decir que el deporte puede hacerse encajar dentro de la respuesta fisiológica que provoca la ansiedad: movilización de energía, contracción muscular o aumento de la frecuencia cardiaca.

Además, como respuesta al ejercicio físico segregamos una serie de hormonas y neurotransmisores que pueden contrarrestar, al menos en parte, los efectos que producían las hormonas anteriores que hemos mencionado. Hablamos de las endorfinas, que son capaces de reducir los niveles de estrés y ansiedad de forma notable. 

De esta manera, el ejercicio puede ser una respuesta inmediata a los efectos de la ansiedad, pero no solo a corto plazo sino también a medio y largo, ya que nuestro cuerpo se adapta con el tiempo a la producción y gestión de las hormonas que hemos mencionado. 

Este es el efecto que tiene el deporte a nivel psicológico

g

No podemos obviar que el deporte es algo más que una respuesta fisiológica inducida por hormonas y neurotransmisores. Como se vive el deporte depende muchísimo del valor que le dé la persona, ya sea por refuerzos que se han ido construyendo desde el principio o por cuestiones sociológicas. En este sentido la práctica de deporte puede ser un ancla en el día a día de una persona que sufre ansiedad. Puede convertirse en un espacio de autocuidado e incluso de socialización con otras personas.

El deporte puede insertarse dentro del día a día de la persona y ayudar a construir rutinas que ayuden con la sensación de bloqueo y de no progresar que produce la ansiedad. Una rutina de entrenamiento pautada por otra persona puede ayudar a no pensar demasiado en la ejecución y por lo tanto a realizar la tarea sin demasiado esfuerzo mental.

En Vitónica | Running y autoestima: así puede ayudarte salir a correr cada día

En Vitónica | Ejercicio físico: así puede influir en la salud de tu sistema inmunitario y mejorarlo

Imágenes | iStock, Freepik

Temas
Comentarios cerrados
Inicio