Estar "hangry" (o hambriento y enojado) es más frecuente de lo que crees, y la ciencia te explica sus motivos

Estar "hangry" (o hambriento y enojado) es más frecuente de lo que crees, y la ciencia te explica sus motivos
Sin comentarios

¿Te ha pasado alguna vez de no haber podido comer cuando experimentabas hambre y sentir después irritabilidad y enojo? Estar "hangry" o hambriento y enojado es más frecuente de lo que crees, y la ciencia te explica sus motivos.

Hangry: hambriento y enojado

El término "hangry" es un acrónimo de hambriento y enojado que resulta más frecuente de lo que creemos, pues cuando estamos hambrientos afloran emociones negativas como irritabilidad o ira.

Un estudio reciente evaluó durante 21 días a 74 participantes de Europa que  informaron sus niveles de hambre, ira, irritabilidad, placer y excitación  en cinco puntos de tiempo cada día; logrando así más de 9100 respuestas para analizar.

Los resultados muestran que a mayores niveles de hambre, mayores sentimientos de ira e irritabilidad y menor sensación de placer. Estos hallazgos se mantuvieron aun después de considerar el sexo, la edad, el índice de masa corporal, los comportamientos dietéticos y el rasgo de ira de los participantes.

La ciencia confirma que cuando experimentamos hambre las emociones  negativas afloran con facilidad, respaldando la noción de tener "hangry".

Al parecer, la razón por la cual podemos estar enojados e irritables cuando estamos hambrientos se debe a las caídas de la niveles de glucosa en sangre que nos impiden entre otras cosas, un buen autocontrol o autorregulación.

Asimismo, la evidencia científica respalda este hecho al revelar que los niveles bajos de glucosa en sangre aumentan la impulsividad, la ira y la agresión; todo lo cual concuerda con qué cuando estamos hambrientos es muy frecuente estar al mismo tiempo enojados, agresivos, irritables o inquietos.

En definitiva, pasar hambre puede alterar nuestro organismo tanto a nivel físico como a nivel mental y emocional, provocando emociones  negativas que fácilmente podemos controlar si nos encontramos bien  alimentados.

Por esta razón, estar "hangry" o hambrientos y enojados es más frecuente de lo que creemos y la ciencia respalda este hecho.

En Vitónica | Nueve señales que te da tu cuerpo cuando tienes hambre y quizás no reconozcas

Imagen | Unsplash

Temas
Inicio