Compartir
Publicidad

Hay evidencias cada vez más sólidas de cómo la obesidad causa depresión

Hay evidencias cada vez más sólidas de cómo la obesidad causa depresión
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que se sospecha de la existencia de una relación directa entre la obesidad y la depresión. Según las estadísticas, hay un mayor porcentaje de pacientes con depresión entre las personas que padecen obesidad que entre la población general, y los datos son más altos aun entre las mujeres con obesidad que entre los hombres con el mismo problema.

Sin embargo, qué subyace en esa relación no está aun claro. ¿Es la obesidad la causa directa de la depresión? ¿O esta está provocada por un tercer problema derivado de la obesidad, como son las complicaciones metabólicas?

Datos de 48.000 pacientes

Un gran estudio, el mayor realizado hasta la fecha, ha indagado en este asunto y sus resultados son la evidencia más sólida que tenemos de que la obesidad es, en sí misma, tiene un impacto psicológico tal capaz de ser la causa de la depresión y que no es necesario que concurran otras patologías, como la diabetes. El estudio se publicó recientemente en la revista International Journal of Epidemiology.

Los autores analizaron datos del OK Biobank, un banco de datos biomédicos de Reino Unidos, referentes a más de 48.000 personas con depresión, y de un grupo de control de 290.000 personas nacidas entre 1938 y 1971 que aportaron también información médica y genética. Los casos de depresión se determinaron a partir de datos aportados por los pacientes así como de historiales hospitalarios.

Los resultados mostraron que un mayor índice de masa corporal se relacionaba de forma muy directa con un mayor riesgo de depresión, especialmente en mujeres. La gestión de los datos permitió a los autores concluir que un mayor índice de masa corporal es responsable, al menos en parte, de la depresión.

Depresión, aunque no haya diabetes

"Separamos el componente psicológico de la obesidad del impacto de otros problemas de salud relacionados con la obesidad al detectar a aquellos pacientes con una carga genética asociada a un mayor índice de masa corporal pero con un menor riesgo de esas otras complicaciones, como la diabetes", explica Elina Hypponen, la autora principal.

Esos genes, explica la científica, están tan asociados con la depresión como con un mayor índice de masa corporal y con diabetes. Esto sugiere que el hecho de padecer sobrepeso severo causa depresión tanto si aparecen estos otros problemas de salud como si no aparecen, especialmente en mujeres.

En el otro extremo del índice de masa corporal, los hombres con un peso muy bajo tienden a la depresión más que los hombres de peso normal o que las mujeres con un peso muy bajo.

Imágenes | Unsplash

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio