Sedentarismo, actividad física, cáncer y mortalidad: ésta es la conexión que hay entre ellos

Sedentarismo, actividad física, cáncer y mortalidad: ésta es la conexión que hay entre ellos
Sin comentarios

¿Eres sedentario? El comportamiento sedentario se asocia con mayores riesgos de incidencia de cáncer, mortalidad por cáncer y mortalidad por todas las causas, así como una aparición más temprana del cáncer y una esperanza de vida más corta.

Esa es la conclusión del estudio recién publicado en Journal of Sport and Health Science, en el que recomiendan de forma contundente una reducción del sedentarismo mediante un aumento de la actividad física, para prevenir el cáncer y la mortalidad.

Sedentarismo, actividad física, cáncer y mortalidad

Teniendo en cuenta que el cáncer es la segunda causa principal de morbilidad y mortalidad en todo el mundo, se convierte en obligatorio llevar a cabo un estilo de vida activo. Lejos de ello, un tercio de los adultos de los países más desarrollados son físicamente inactivos, e incluso la cifra va en aumento.

El efecto perjudicial del comportamiento sedentario es mayor para las personas que pasan más de diez horas al día en sedestación (sentados trabajando, tumbados en el sofá, etc.) y que realizan menos de 150 minutos de actividad física de moderada a vigorosa a la semana.

La investigación en que nos estamos basando para elaborar este artículo proporciona de forma clara la siguiente evidencia: un menor tiempo sedentario, combinado con un nivel alto de actividad física, previene el cáncer y la muerte prematura.

¿Cuánto tiempo sedentario es demasiado y cuánta actividad física es suficiente?

Istock 1179405499

La relación entre el sedentarismo, la actividad física y la salud en general tiene una forma exponencial. Pasar de no hacer nada a hacer algo, disminuye enormemente el riesgo de cáncer y otras enfermedades.

A medida que aumentamos la cantidad de actividad física esa curva de beneficios se va aplanando, lo que no quiere decir que no siga disminuyendo los riesgos de morbilidad y mortalidad. Simplemente significa que el mayor margen de beneficio se encuentra al pasar de sedentario a activo.

Si somos una persona que pasa la mayor parte del día inactiva (trabajo sedentario, trayectos sentados en el coche o el transporte público, tardes de sofá..) y realizamos una hora de entrenamiento en el gimnasio, no somos una persona activa. Somos una persona sedentaria que entrena, que es muy diferente.

Por el contrario si hacemos los trayectos de forma activa (caminando o en bicicleta), hacemos pausas activas en el trabajo para subir y bajar escaleras o movernos, cambiamos el tiempo de sofá por alguna tarea activa, y además entrenamos en el gimnasio, entonces sí, somos una persona activa que además entrena.

En Vitónica | Estos siete pilares de la salud nos ayudan a protegernos de infecciones y otras enfermedades

Imágenes | iStock

Temas
Inicio